Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los detenidos por matar al capo del narcotráfico Leónidas Vargas pasan mañana a disposición judicial

Los cuatro detenidos (tres colombianos y un rumano) por su supuesta implicación en el asesinato del colombiano Leónidas Vargas, destacado capo del narcotráfico, está previsto que mañana pasen a disposición judicial, según han indicado a Efe fuentes de la investigación.
La Policía Judicial les arrestó el jueves pasado al considerarles sospechosos del asesinato de Vargas en el hospital Doce de Octubre de Madrid el 8 de enero.
Dos de los detenidos fueron interceptados por agentes del Grupo X de Homicidios de la Brigada Judicial de Madrid cuando circulaban en un vehículo y los otros dos al salir de sus domicilios.
A los detenidos se les ha intervenido dos pistolas y abundante munición, así como chalecos antibalas y pasamontañas. El juez ha decretado el secreto de sumario.
El narcotraficante colombiano asesinado usaba las identidades de Leónidas Vargas Vargas y de José Antonio Cortés Vaquero, con las que no tenía antecedentes en España, aunque su nombre verdadero era José Antonio Ortiz Mora, nacido en Colombia en 1948.
El narcotraficante fue asesinado el 8 de enero por un sicario cuando estaba ingresado en una habitación del hospital Doce de Octubre desde principios de año a causa de una dolencia estomacal.
Conocido como 'El rey de Caquetá', tenía antecedentes por falsificación de documentos y fue detenido en 2006 por agentes de la Policía Judicial en un hotel de Madrid por llevar un pasaporte venezolano falso.
La Audiencia Nacional decretó entonces su ingreso en prisión, donde se le imputó un delito de tráfico de estupefacientes como principal implicado en una red de narcotraficantes.
En el momento de su muerte su situación legal era de prisión provisional en domicilio y contaba con la autorización para acudir al hospital cuando fuera necesario.
La policía manejó entonces como principal hipótesis del crimen un ajuste de cuentas, que se vio reforzada por la aparición, dos días más tarde, de los cadáveres acribillados de un hermano del 'narco' llamado Fabio y de su compañera sentimental, Liliana Lozano, modelo y actriz, en una localidad del suroeste de Colombia.