Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos detenidos como presuntos autores del incendio en el que murieron 5 bomberos

Los mossos d'esquadra han detenido a dos personas como presuntos autores del incendio de Horta de Sant Joan del pasado mes de julio en cuyos trabajos de extinción fallecieron cinco bomberos.
Según han informado hoy a EFE fuentes de la policía autonómica, los detenidos son Lorenzo F.M., de 27 años y vecino de Calig (Castellón) y Antonio P.M., de 26 y vecino de L'Aldea (Tarragona), ambos de nacionalidad española, localizados por agentes de los mossos en Amposta y Tortosa, respectivamente.
A ambos se les imputa un delito de incendio forestal, cinco delitos de homicidio por imprudencia y otro de lesiones.
Las pesquisas del Área Territorial de Investigación de las Tierras del Ebro en colaboración con la Unidad Central de Medio Ambiente de los Mossos ha permitido demostrar, entre otras cuestiones, que las dos personas se encontraban en la zona y hora de los hechos cuando se inició el fuego.
Según los mossos, la investigación, iniciada hace seis meses, prueba también que "los dos arrestados encendieron fuego en el suelo a pesar de la prohibición y las condiciones meteorológicas adversas que se registraban aquel día".
La detención tuvo lugar el pasado jueves día 7 y ambos pasaron a disposición del juzgado de Gandesa que, tras tomarles declaración, decretó prisión preventiva para los dos detenidos y el secreto sumarial.
El quinto bombero muerto a consecuencia de este incendio fallecía el 24 de julio en el hospital del Valle Hebrón el mismo día que los equipos de extinción controlaban el devastador incendio tras calcinar 1.140 hectáreas, 400 de las cuales del parque natural de Els Ports de Beseit.
En las primeras horas después de controlado el incendio, el conseller de Medio Ambiente de la Generalitat, Francesc Baltasar, atribuyó el origen del fuego a un rayo caído seis días antes del incendio.
El rayo, según la versión de Baltasar, había caído el 14 de julio y provocado un pequeño incendio en la hojarasca seca que había acumulada a los pies de un pino y aguardó en forma de brasa hasta encontrar unas condiciones climatológicas propicias para propagarse, ya que hasta entonces la humedad era del 50%, casi no soplaba viento y el calor era soportable.
Sin embargo, la situación cambió a partir del día 20, cuando la humedad cayó en picado, la temperatura subió y el viento empezó a soplar con fuerza, lo que avivó las brasas que aún persistían entre la hojarasca, que se convirtieron en una mecha que acabó dando pie al mortal incendio, relató entonces Baltasar.
Los técnicos informaron al conseller de que el incendio se habría iniciado la noche del 20 de julio y avanzado muy lentamente, ya que al mediodía del día 21 el perímetro alcanzado por las llamas era de tan sólo 50 hectáreas.
En esas 50 hectáreas se halló el epicentro barajado: un pino de 14 metros de altura y 30 centímetros de diámetro que presentaba las típicas marcas que dejan los rayos, una larga herida muy reciente, de la que aún supuraba resina.