Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La directora de Vogue pide a los diseñadores modelos más gordas

Una imagen tomada hace ocho meses de las curvas de Naomi Campbell. Foto: APtelecinco.es
La carta de Alexandra Shulman va dirigida a los más famosos diseñadores de moda. Les pide que dejen ya de idear ropa que sólo pueden llevar mujeres esqueléticas. Y lo pide al tiempo que hace una sorprendente revelación: las revistas de moda han comenzado a usar el photoshop para hacer parecer más gordas a las modelos en lugar de más delgadas.
Por supuesto ninguna acaba pareciendo gorda. Se trata de rellenar los rostros demasiado huesudos o poner algo de músculo en los brazos donde la piel parece pegada al hueso.
Si la carta de la directora del Vogue británico convence a los diseñadores podríamos estar ante un cambio en el modelo de belleza femenino. Y es que los destinatarios son diseñadores de la talla de Dolce & Gabbana, Versace,  John Galliano, Chanel, Christian Dior o Prada.
 La carta no fue escrita para ser publicada pero alguien la filtró al Times que le ha dedicado nada menos que dos páginas.
 "Los vestidos que nos envían las casas de moda son cada vez más pequeños", escribe la Shulman, "estamos en el punto en que las modelos más famosas como Naomi Campbell, Linda Evangelista o la delgadísima Kate Moss no consiguen ponérselos. Tenemos que usar modelos sin pecho, con los huesos salientes, un look nada femenino. Incluso tengo que pedir a los fotógrafos que retoquen las imágenes para que las modelos parezcan de talla más grande". 
Esta experta en moda asegura que los lectores no quieren ver modelos tan delgadas. Se lo hacen llegar a través de las cartas del lector. Y ella cree que se debe a dos motivos: uno que las modelos son cada vez más delgadas mientras la población femenina parce cada vez más gorda, lo cual genera frustración ya que la mayoría son incapaces de alcanzar eso que se presenta como la meta a alcanzar,  y el otro motivo, en su opinión, tiene que ver con la crisis. En los tiempos que corren la gente quiere ver mujeres más firmes, más sólidad, que no parezca que se han quedado así porque pasan hambre.    LA