Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 285 millones de personas sufren discapacidad visual, un problema que aumentará con el envejecimiento poblacional

Diversas iniciativas de salud pública redujeron estas cifras, la OMS sigue trabajando contra problemas como el glaucoma o la degeneración macular
Unos 285 millones de personas tienen alguna discapacidad visual en el mundo, unos 39 millones son ciegas y 246 millones sólo presentan una peor visión. La tasa mundial de este problema ha disminuido en los últimos 20 años gracias a los esfuerzos de los países. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de que, "con el creciente envejecimiento de la población, irá aumentando el número de personas en riesgo de padecer discapacidad visual asociada a la edad".
Las principales causas de discapacidad visual en el mundo son los errores de refracción --miopía, hipermetropía o astigmatismo--, que afectan a un 43 por ciento de la población. Le siguen las cataratas (33%), que son la principal causa de ceguera en los países de ingresos medios y bajos, y también el glaucoma (2%).
El 65 por ciento de los casos de discapacidad visual corresponden a mayores de 50 años, aunque este grupo de edad apenas representa un 20 por ciento de la población mundial. Los niños con discapacidad visual son unos 19 millones, de los que 12 millones la padecen debido a errores de refracción fácilmente corregibles. "Unos 1,4 millones de menores de 15 años sufren ceguera irreversible", destacan.
"En términos generales, las tasas mundiales de discapacidad visual han disminuido desde comienzos de los años 90, pese al envejecimiento de la población en el mundo entero", señalan desde la OMS.
En concreto, se ha observado "una drástica reducción de la ceguera relacionada con la oncocercosis, fruto de la importante disminución de la carga de morbilidad asociada a esta enfermedad".
"Esa disminución es principalmente el reflejo de una actuación concertada de salud pública destinada a reducir las discapacidades visuales causadas por enfermedades infecciosas", añaden.
PROGRAMAS DE PREVENCIÓN
Entre las metas de salud visual alcanzadas figuran la implantación de programas para la prevención y el control de la discapacidad visual o la incorporación paulatina de servicios de oftalmología en Atención Primaria y secundaria.
Ejemplos destacados de estos avances son el de Ghana y Marruecos, que han notificado la eliminación del tracoma en 2010 y 2007, respectivamente. También lo es el de Brasil, donde se viene facilitando desde hace más de 10 años servicios de atención oftalmológica a través del sistema nacional de seguridad social.
También lo es China, que desde 2009 ha invertido más de 100 millones de dólares en intervenciones de cataratas. "En el último decenio, Omán ha integrado plenamente la prestación de servicios de oftalmología dentro del sistema de Atención Primaria y la India, viene asignando desde 1995 fondos a la prestación de servicios de atención oftalmológica para las personas más pobres, a nivel de distrito", añaden.
En la actualidad, la OMS dirige una alianza internacional para la eliminación mundial del tracoma causante de ceguera para 2020 y ha empezado a elaborar una serie de directrices sobre la retinopatía diabética, el glaucoma, la degeneración macular asociada a la edad y los errores de refracción. Sus expertos recuerdan "que el 80 por ciento de los casos de discapacidad visual son prevenibles o curables".