Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres de cada diez discapacitados en edad de trabajar consiguen un empleo

Tres de cada diez personas con discapacidad en edad de trabajar consigue un empleo, sobre todo las que tienen problemas auditivos y visuales. EFE/Archivotelecinco.es
Tres de cada diez personas con discapacidad en edad de trabajar consigue un empleo, sobre todo las que tienen problemas auditivos y visuales, según una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que también refleja el bajo nivel de formación de este colectivo.
La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, ha presentado hoy la Encuesta de Discapacidad, Autonomía personal y situaciones de Dependencia (EDAD-2008) junto al presidente del INE, Jaume García Villar, quien ha anunciado que a partir de 2011 la Encuesta de Población Activa (EPA) incorporará un módulo de discapacidad.
En España, hay 3,85 millones de personas que tiene algún tipo de discapacidad, lo que representa el 8,5 por ciento de la población, un 0,5 por ciento menos que hace diez años (que era del 9 por ciento), la mayoría superan los 65 años y casi el 65 por ciento son mujeres.
Por comunidades autónomas, Galicia tiene la tasa más alta (112,9 personas con discapacidad por cada mil habitantes), mientras que en el extremo opuesto se sitúa la Rioja (61,1 personas por cada mil habitantes).
Según la encuesta -realizada entre finales de 2007 y los primeros meses de 2008 a 96.000 unidades familiares- había 1,48 millones de personas con discapacidad en edad de trabajar, de las que el 41,1 por ciento recibía algún tipo de pensión, un 28,3 por ciento trabajaba y un 7,2 por ciento estaba desempleada.
De las 419.100 personas que estaban trabajando, cerca del 43 por ciento tiene discapacidades auditivas y el 33 por ciento visuales.
El sondeo analiza la percepción subjetiva de las personas acerca de su discapacidad e indica que nueve de diez personas declara no sentirse discriminadas. El 1,2 por ciento dice sufrirla constantemente, principalmente en las relaciones sociales y en la atención sanitaria.
La ministra considera que este nivel de satisfacción demuestra que las personas con discapacidad se sienten integradas y ha destacado el dato de que el 82 por ciento de los que necesitan ayuda manifiestan que la reciben.
La encuesta explica que 2,2 millones de personas con discapacidad han recibido algún servicio social o sanitario y que el 6,5 por ciento que ha necesitado alguno de estos servicios no lo ha recibido (por listas de espera el 31%, motivos económicos el 21% y el 15 por carecer de servicios cerca de su domicilio).
De los 2,8 millones de personas que tienen dificultades para realizar las actividades cotidianas, el 81 por ciento recibe ayudas técnicas o personales para aminorar esas limitaciones.
Los principales grupos de discapacidad son los que tienen problemas de movilidad (67%), dificultades en la vida doméstica (55%) y para el autocuidado (48%).
En este mapa de la discapacidad, destaca la baja formación de este colectivo, ya que en el grupo de personas de entre 25 y 44 años el 8,6 por ciento no sabe leer (el 0,9 en el total de la población), el 5,6 por ciento tiene estudios de grado superior (frente al 11,4 del total) y el 10,5 universitarios (24,1 del total población).
Sobre las dificultades para encontrar empleo de este colectivo, que también se ponen de manifiesto en el sondeo, Jiménez ha recordado que el Gobierno trabaja en la aplicación de la Estrategia Global de Acción para el Empleo de Personas con Discapacidad (2008-2012) y que ha invertido 40 millones de euros en apoyar los centros especiales de empleo.
Los problemas de accesibilidad más frecuentes son las escaleras y el portal para acceder al domicilio, el cuarto de baño y la cocina dentro de la vivienda y los bordillos y aceras en la calle.