Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hora del planeta distrae de los problemas reales y de la solución contra el cambio climático, según un experto danés

El evento mundial de acción colectiva contra el cambio climático, 'La Hora del Planeta', que se celebrará este sábado a las 20.30 horas en todo el mundo, "distrae de los problemas reales y de las soluciones" al calentamiento global, según el director del Centro del Consenso de Copenhague (Dinamarca), Bjorn Lomborg.
Lomborg, profesor adjunto en el Copenhague Business School, considera que 'La hora del planeta' hace "poco" por el clima y distrae de los problemas reales y de sus soluciones.
"El calentamiento global es un problema real, pero la Hora del Planeta no es la respuesta", ha denunciado porque, en su opinión, las reducciones netas de emisiones son cercanas a cero. En contraposición, ha señalado que "si se encienden muchas velas, en la realidad se incrementarán las emisiones de CO2".
Además, cree que aún es más importante que la celebración de la oscuridad "envía el mensaje incorrecto", ya que mientras más de 1.000 millones de personas en todo el globo hacen el símbolo de prescindir de una energía eléctrica no esencial durante una hora en todo el año, otros 1.300 millones de personas de los países en desarrollo seguirán viviendo sin electricidad "como hacen el resto de las otras noches del año".
A su juicio, una electricidad y una plenitud energética asumibles son la salvia de la civilización moderna y de su prosperidad. Sin embargo, en vez de apagar las luces de cada persona, la población mundial debería centrarse en encontrar brillantes soluciones que permitan a aquellos que viven en la oscuridad permanente mejorar sus vidas sustancialmente a través de un buen acceso a la energía.
"Recortar las emisiones en el corto plazo no es una asignatura fácil. Hoy, la energía verde es aún demasiado costosa para ser una solución viable. Eso es lo que necesitamos para incrementar las inversiones globales y la investigación verde y el desarrollo. Esto generará los logros que serán necesarios en la energía durante la segunda mitad de este siglo, con menor coste y con energías limpias", ha concluido el profesor.