Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La educación sanitaria y la adherencia al tratamiento es esencial en los pacientes con hipertensión

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) destaca que la educación sanitaria y la adherencia al tratamiento es clave en el manejo de los pacientes con hipertensión y recuerda que uno de los principales obstáculos de su manejo es la naturaleza asintomática de esta patología.
Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión Arterial que se celebra este martes 17 de mayo, esta entidad ha elaborado un documento con información general sobre la enfermedad, su tratamiento (tanto farmacológico como de otro tipo) y el papel del farmacéutico respecto a estos pacientes, con el objetivo de actualizar sus conocimientos.
En este sentido, recuerdan que la hipertensión incontrolada es un factor fundamental y determinante del empeoramiento de la salud y de la calidad de vida, y reclaman que se abordaje se convierta en un elemento fundamental dentro de las políticas sanitarias.
"El farmacéutico tiene un papel relevante en esta lucha, junto al resto de equipo sanitario, tanto en la detección de la hipertensión arterial, como en la adherencia al tratamiento, la reducción de los factores de riesgo y la mejora de la calidad de vida de estos pacientes", defienden en un comunicado.
Además, recuerdan que junto a la Sociedad Española de Hipertensión- Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial (SEH-LELHA) pusieron en marcha la cuarta Acción del Plan Estratégico de Atención Farmacéutica, con la participación de 7.750 farmacéuticos.
Con dicha iniciativa destacaron la elevada frecuencia de coexistencia de factores de riesgo cardiovascular como el tabaquismo, la hipercolesterolemia, la diabetes o la obesidad.
Además, han elaborado una serie de consejos para controlar la presión arterial y sus factores de riesgo, tales como controlar su peso, evitar el consumo de alcohol, no abusar del café, del té o de otras bebidas estimulantes, reducir el consumo de sal, no fumar, no hacer ejercicio físico de forma moderada con regularidad, mantenerse tranquilo y reducir el estrés, y cumplir con el tratamiento antihipertensivo.