Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se elevan a 26 los fallecidos por un corrimiento de tierras en el sur de Filipinas

Al menos 26 personas murieron, 19 están desaparecidas y 19 fueron rescatados tras un corrimiento de tierras desatado por las lluvias torrenciales caídas sobre una zona de minas de oro del sur de Filipinas, informaron fuentes oficiales.
El suceso ocurrió ayer por la tarde en la provincia de Compostela Valley, 950 kilómetros al sureste de Manila, según el gobernador, Arthur Uy.
Casi todas las víctimas son mineros que estaban descansando en unos barracones que se derrumbaron cuando las lluvias ablandaron el suelo y dieron lugar al alud, afirmó la Policía.
Las autoridades han pedido a la población que se aleje de la zona por el riesgo a que se produzcan más riadas, y un sistema de baja presión atmosférico pasará en las próximas horas por la misma zona de la isla de Mindanao, según los meteorólogos.
Compostela Valley dispone de numerosas exploraciones mineras ilegales, que habitualmente sufren accidentes al no observar las normas mínimas de seguridad.
El año pasado, tres personas fallecieron asfixiadas cuando quedaron atrapadas en un túnel, y otras veinte perdieron la vida en otro corrimiento de tierras.
Poco después, se pidió a las compañías mineras que abandonaran la zona para evitar saturar el subsuelo, pero la mayoría siguen allí.
Cada año, decenas de personas perecen en Filipinas como consecuencia de las inundaciones y corrimientos de tierras que se suceden en todo el archipiélago durante la estación lluviosa, que comienza en mayo o junio y termina en noviembre o diciembre.