Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La condena a una empresa por acoso a un empleado discapacitado ayuda a que esta problemática se denuncie, según experta

La condena a una empresa por acoso y maltrato a un empleado con discapacidad, publicada este jueves 26 de mayo, "ayudará a que esta problemática vea la luz y se denuncie", según ha indicado a Europa Press la presidenta de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, Almudena Martorell.
"Nos parece muy positiva la noticia porque se valora un caso en que la víctima tiene discapacidad. Antes no se denunciaba por falta de herramientas, porque la familia o el entorno más próximo pensaba que se podía meter en un lío o no se sentían acompañados", ha indicado la presidenta de esta organización que trabaja por los derechos y participación de las personas con discapacidad intelectual.
Según Martorell, este colectivo es "mucho más vulnerable" ante cualquier situación de acoso respecto al resto, a veces porque no sabe comunicar lo que le ocurre o porque no es consciente de que es víctima ni tiene interiorizados sus derechos. "Sin el apoyo de terceros sin discapacidad intelectual, es muy difícil que los casos afloren y se denuncien", ha apostillado.
En este sentido, ha recordado que la fundación que preside cuenta con una Unidad de Víctimas con Discapacidad Intelectual, en la que una de sus principales patas es la figura del 'facilitador' que "vela" por que el proceso policial y judicial se realice con todas las garantías para la víctima. De hecho, ha recordado que el 80% de los casos en que interviene el 'facilitador' no se han sobreseído.
Martorell ha incidido también la necesidad de que las personas con discapacidad cuenten con un seguimiento laboral, mediante la metodología 'empleo con apoyo', que tiene como objetivo acompañar al trabajador y adaptar el trabajo a sus circunstancias, pero también sensibilizar a los compañeros y buscar un referente en la empresa.
Este caso de acoso y malos tratos, a juicio de la presidenta de esta fundación, no puede desanimar a las empresas en la contratación de personas con discapacidad, pues la incorporación al mercado laboral de este colectivo abre nuevos frentes "que hay abordar, generar legislación y trabajar".