Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La empresa que opta a tratar residuos sirios no ha pedido permisos porque no hay nada decidido

Sita Ibérica, filial de la francesa Suez, afirma que "no son armas"
Sita Ibérica, la empresa con sede en Martorell (Barcelona) que opta a tratar residuos químicos procedentes de Siria, ha afirmado este miércoles que todavía no ha solicitado ningún permiso porque el concurso internacional al que optan 14 empresas sigue abierto y no hay nada decidido.
"No hay nada tramitado", ha explicado un portavoz de la compañía a Europa Press, porque la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (Opaq) todavía no ha tomado una decisión, aunque se trata de un permiso habitual.
El concurso es "para la gestión de residuos químicos, una vez la ONU ya ha desactivado y neutralizado las armas" procedentes de Siria, ha explicado el portavoz, dado que una vez el régimen de Bashar al Assad las entrega, éstas son destruidas a bordo de un buque en alta mar.
Una vez completada esta primera fase, quedarán 7.000 toneladas de residuos químicos, básicamente orgánicos y cuyo uso "está extendido en otros sectores de la sociedad", que principalmente serán incinerados en instalaciones industriales preparadas para ello, ha destacado el mismo portavoz, por lo que su tratamiento no entraña ningún peligro, ha insistido.
Sita Ibérica ha subrayado que de las 40 empresas interesadas en el proceso solo 17 acabaron por presentar una oferta a la Opaq y, de ellas, tres fueron descartadas por no cumplir los requisitos, lo que demuestra que la empresa catalana, filial al 100% de la francesa Suez Environnement, está capacitada para competir a nivel internacional en el tratamiento de residuos industriales.
El portavoz, que no ha querido dar detalles sobre aspectos técnicos del concurso para no comprometer su oferta, sí ha destacado que la operación podría suponer "un volumen de negocio de varios millones de euros", aunque las 7.000 toneladas pueden dividirse entre varios actores.
TRÁMITES ADMINISTRATIVOS
La empresa adjudicataria, cuyo nombre está previsto que se dé a conocer en el plazo de un mes, "tendrá que hacer los trámites administrativos pertinentes" para poder desembarcar el cargamento, ha indicado la compañía, que ha asegurado que no se trata de ningún permiso excepcional.
"La Administración supervisa siempre que todo se haga de una forma correcta" en el tratamiento de residuos de origen industrial, ha añadido, con la máxima transparencia y garantías de que el proceso sigue los pasos establecidos.
En España solo existe una planta capaz de tratar este tipo de residuos: la planta ubicada en Constantí (Tarragona) que opera Gestión de Residuos Especiales de Catalunya (Grecat), y de la que Sita Ibérica es accionista, ha confirmado el mismo portavoz.
El Ecoparc de Residuos Industriales (Erisa) de Constantí es propiedad de la empresa pública Agencia de Residuos de Catalunya (Arc) y que desde 2012 está en proceso de venta por parte de la Generalitat.
El portavoz ha declinado opinar también sobre las negativas que, a priori, han manifestado el Gobierno central y la Generalitat para acoger este tipo de residuos, y sobre el comunicado hecho público este martes por el Ayuntamiento de Martorell en contra de acoger en el municipio estos materiales, ha considerado que se debió a una "mala información" que ya ha sido clarificada con el consistorio.
Asimismo, ha pedido "no crear falsas alarmas", ya que pese a entender las críticas que en un principio surgieron en Tarragona, con rueda de prensa del alcalde de la ciudad incluida, éstas estaban motivadas porque se pensaba que se iban a desembarcar armas, cuando en realidad no es así.