Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El empresario culpa al joven boliviano de perder el brazo por manipular la máquina de pan

El empleado boliviano se recupera en el hospital. Foto: EFE.telecinco.es
Además, en declaraciones a la cadena Ser, Javier Rovira, uno de los hermanos propietarios de la panificadora, ha asegurado que los trabajadores «ponteaban las máquinas para hacerlo todo seguido e ir más rápido». Al parecer, hay un mecanismo, «una especie de verja que se baja y, al volverlo a subir, el mecanismo se detiene para evitar accidentes», lo cual ralentiza el amasado. Según afirma el hijo del empresario, los operarios levantaban esa protección para acelerar la producción.
Al parecer, lo que el Javier no expuso es que, junto al joven de 33 años herido, en su panificadora había otros tres inmigrantes en situación irregular y trabajando de forma precaria. Rovira sí justificó la contratación de cuatro inmigrantes «porque ningún español quiere hacer esta faena». El hijo del empresario achaca a la crisis las penosas condiciones laborales y salariales.