Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El empresario gaditano secuestrado sufrió un trato inhumano

Tal y como muestran las imágenes, Ávila sufrió un trato absolutamente inhumano: apenas recibía alimentos, se encontraba encadenado de pies y manos y tenía que hacer sus necesidades encima. También fue obligado a tomar tranquilizantes.

Los agentes trataron de calmarle hablándole de su familia pero él sólo pudo reaccionar con llantos. De hecho, ni siquiera era consciente del tiempo que había permanecido secuestrado.
Finalmente, salió del zulo en brazos, porque apenas podía caminar.
Y todo este suplicio en una caseta de un chalé de apenas dos metros cuadrados. Aunque, los agentes creen que Ávila no permaneció en el mismo lugar durante su cautivero.

Pese al calvario sufrido, el hermano del empresario ha asegurado de Ávila se encuentra física y psíquicamente "bien", aunque aún vive "entre dos mundos".

El Secuestro de Rafael Ávila fue perpetrado por Luis Miguel Rodíguez Pueyo, un conocido estafador y un primo del presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy. Hasta el momento, hay diez personas detenidas relacionadas con este caso.

La desaparición de Ávila fue denunciada por su padre el pasado miércoles día 3 al no acudir el empresario a dormir a su casa. Este hecho alertó a los familiares, que se presentaron en dependencias policiales y aseguraron que se podía tratar de un secuestro, aunque según la policía no se presentó ninguna prueba que corroborase esta hipótesis.RSO