Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un empresario, en huelga de hambre a las puertas de una constructora

Imagen de la sede de la constructora Obrum en Madrid.telecinco.es
Catalín confiesa con voz temblorosa y sin apenas palabras lo "duro" que está siendo para él y su familia llevar a cabo su protesta. Pero "no tengo elección, necesito cobrar y nadie me escucha" porque "estoy casi arruinado y ahora no voy a pedir otro crédito para pagar las deudas; esto es una injusticia", asegura.
Las deudas
A los 700.000 euros que les debe la constructora Obrum, por la subcontrata de los servicios de tabiquería de su empresa, hay que añadir los pagarés pendientes que todavía tienen "en el bolsillo por valor de 300.000 ó 400.000 euros, todos de Obrum y que los bancos no quieren ni ver". "Nosotros tenemos que seguir pagando pero no cobramos nada, estamos sin liquidez", denunció.
Sus problemas
La principal preocupación de Catalín son las deudas que su compañía ha contraído con las empresas y trabajadores a su cargo, 50 en nómina y cerca de 150 empresas y autónomos, a los que no ha podido pagar en estos meses. "Dicen que les hemos arruinado la vida y destrozado la empresa, parece que somos nosotros los culpables de los impagos y de los problemas financieros de los grandes", lamentó.
"Si no pueden pagar que convoquen un concurso de acreedores, pero no pueden seguir funcionando y haciendo la bola más grande" ya que, según dijo, los directivos de Obrum les "han dado esperanzas que hasta el momento no se han concretado nada".
Desde el 7 de enero
Su huelga de ayuno comenzó el pasado 7 de enero cuando fueron a hablar con el presidente de la constructora quien no les dedicó "ni cinco minutos de su precioso tiempo" para darles una explicación, e incluso llamó a la policía para que les echara, recordó. Por eso, decidió iniciar esta huelga de hambre junto a su compañero y director de la empresa, Julián, quien, sin embargo, ha tenido que abandonarla por cuestiones de salud.
Muestras de apoyo
Catalín agradeció las muestras de apoyo que le transmiten los vecinos de la calle Arturo Soria, y animó a otras empresas subcontratadas por Obrum que se encuentren en su misma situación a que se unan a su lucha. "Yo lucho por lo mío si quiere venir aquí alguien, bienvenido sea", dijo. De hecho, para mañana tienen convocada una protesta en la que esperan que participen los cerca de 200 trabajadores que se están viendo afectados por este caso.