Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los empresarios piden regulaciones y objetivos concretos contra el cambio climático

Más de medio millar de líderes empresariales de medio centenar de países reunidos hoy en Copenhague en la Cumbre Empresarial Mundial sobre Cambio Climático defendieron la necesidad de un marco legal claro y de objetivos concretos para luchar contra este fenómeno.
La comunidad empresarial reclamó iniciativas de los gobiernos, aunque coincidió en la necesidad de una colaboración a todos los niveles para lograr un acuerdo global en la Cumbre Mundial del Clima que se celebrará dentro de seis meses en la capital danesa.
Los líderes empresariales recogieron el "reto" lanzado horas antes en la inauguración de la conferencia por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que había llamado a apostar por una economía "verde" y a presionar a los respectivos gobiernos en busca de un pacto que sustituya a partir de 2012 el protocolo de Kioto.
Directores ejecutivos de empresas como el grupo energético francés Alstom Power, la aseguradora suiza Swiss Re o la entidad de riesgo estadounidense Vantage Point pidieron a los políticos reglas claras y abiertas con objetivos a largo plazo en un debate celebrado en la jornada inaugural de la cumbre, que finaliza este martes.
El director ejecutivo del fabricante de equipos de telecomunicaciones sueco, Carl-Henric Svanberg, resaltó que las empresas podían transformar en una oportunidad de negocio rentable el "reto climático" apostando por las energías renovables, si bien recordó la necesidad de marcos reguladores y legislativos efectivos para que esto se pueda llevar a cabo.
"Los políticos deben asumir el problema, pero los empresarios tenemos que actuar, no hay tiempo para esperar a lo que hagan los gobiernos", afirmó Indra Nooyi, directora ejecutiva del fabricante de refrescos Pepsi, ante un auditorio que incluía también a altos cargos de firmas como la petrolera china CNOOC, el consorcio industrial indio TATA y el gigante tecnológico indio Wipro.
Durante la apertura de la cumbre, Ban Ki-moon y el ex vicepresidente de EEUU Al Gore resaltaron la importancia de que la comunidad empresarial se implique para alcanzar un acuerdo que permita frenar los efectos del cambio climático, que el primero calificó de "reto definitivo".
Ban Ki-moon criticó la "excesiva" confianza en una economía basada en combustibles fósiles y defendió que el modo más seguro para reducir los riesgos climáticos es reducir las emisiones de aquellos, además de resaltar la rentabilidad de apostar por la energía "verde".
Gore destacó la importancia de regular correctamente los mercados y enviar las "señales correctas" a la comunidad empresarial para evitar las peores consecuencias de la "catástrofe" que se avecina si no hay una reacción ante el reto del cambio climático.
También insistió en la gravedad del problema el indio Rajendra Pachauri, que preside el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU y que compartió con Gore el Nobel de la Paz hace dos años.
Pachauri destacó además que el cambio climático es parte de un problema mayor: un modelo de desarrollo basado en la sobreexplotación de los recursos.
La cumbre empresarial, cuyo objetivo es consensuar recomendaciones concretas de cara al próximo acuerdo global sobre el clima, reúne a más de 800 participantes, contando líderes empresariales, representantes gubernamentales, expertos y ONG.
La conferencia continuará mañana con varios debates paralelos sobre distintos retos relacionados con el cambio climático y con una intervención del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso.
Alrededor de trescientos activistas participaron hoy en una manifestación autorizada por las autoridades que finalizó en el exterior del centro de congresos Bella Center, lugar de celebración de la cumbre y situado a las afueras de Copenhague.
Enfrentamientos posteriores entre las fuerzas de seguridad y algunos manifestantes, que trataban de romper el cerco policial, provocaron la detención de 38 personas, informó la Policía.