Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentra por Facebook al enfermero que le salvó la vida hace 31 años

Encuentra por Facebook al enfermero que le salvó la vida hace 31 añosFacebook

Christina Jennings nació con una enfermedad congénita en el corazón que la hizo estar muchos años al borde de la muerte. Desafiando las predicciones de los médicos consiguió salir adelante y ahora, con 31 años y después de una especial campaña en Facebook, ha encontrado al enfermero que cuidó de ella mientras se encontraba luchando entre la vida y la muerte cuando solo era un bebé.

Según informa ABC News, nada más nacer, los médicos advirtieron a Beth Gilbreath de que su hija recién nacida padecía una terrible enfermedad congénita en el corazón que impedía que la sangre del cuerpo fluyera correctamente desde el corazón al resto del cuerpo.
Los médicos presagiaban lo peor para la pequeña que, nada más nacer ya se encontraba cerca de la muerte. El bebé, llamada Christina, pasó los primeros meses de su vida en el Centro Médico de la Universidad de Loma Lima, en California, donde fue atendida en la unidad de cuidados intensivos pediátricos por un enfermero llamado Rob.
Desafiando todas las predicciones de los médicos, Christina salió adelante y ahora, con 31 años, recuerda con mucho cariño los cuidados que le proporcionó aquel enfermero del que su madre sólo recordaba el nombre.
Beth nunca olvidó la atención y el cariño con el que aquel enfermero ayudó a Christina a sobrevivir, incluyendo el momento en el que la pequeña sufrió un paro cardíaco a los cinco meses de edad.
La madre de Christina ha confesado al medio estadounidense que nunca se separó de su hija durante su lucha en el hospital, pero que el día en el que la pequeña sufrió un paro cardiaco, Rob le aconsejó que bajara a la cafetería a descansar. En los 15 minutos que Beth estuvo retirada de su hija, los médicos salvaron la vida de Christina, lo que su madre interpretó como una señal de Dios, ya que asegura que no hubiera sabido gestionar emocionalmente el ver a su hija sufrir un paro cardiaco.
"Fue una bendición disfrazada de Rob. Él estuvo allí y me convenció de tomar un descanso", aclara Beth.
Después de que Beth le contara a su hija todo lo sucedido cuando ella solo era un bebé, ambas comenzaron una campaña en Facebook para encontrar a Rob, de quien solo sabían el nombre, y así poder agradecerle en persona todo lo que hizo por ayudar a Christina. "Siempre me sentí mal porque nunca pude darle las gracias adecuadamente", aclara Beth al medio americano.
La joven, ahora residente en Iowa, decidió publicar en Facebook una fotografía donde sostenía un cartel en el que explicaba su historia y daba todos los detalles para que Rob se diera por aludido. Afortunadamente su búsqueda dio resultado y  en tan solo 48 horas, la esposa de Rob, se puso en contacto con la familia.
fotochica
Rob Newbold, de 73 años, se jubiló hace aproximadamente siete años después de casi 30 años como enfermero en la unidad de cuidados intensivos pediátricos en Loma Linda.
Después de meses de conversaciones telefónicas,  Christina, Beth y Rob se conocieron en persona y madre e hija pudieron agradecer al enfermero la dedicación y el cariño con el que cuidó de Christina hace 31 años.
Christina, quien ahora tiene un bebé de tan solo tres meses, aseguró ver su sueño cumplido vio sostener entre los brazos de quien le salvó la vida a su propia hija. "Fue un círculo completo", explicó Jennings. La joven confesó que Rob admitió sentirse también emocionado al sostener a la pequeña, y que dijo: “probablemente te estaba alimentando a esta edad y ahora estoy alimentando a tu hija'".