Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El endosulfán se incorpora al Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes

El Consejo de Ministros ha autorizado este viernes la aceptación de la enmienda al Anexo A del Convenio de Estocolmo, sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, con el objetivo de incorporar el endosulfán, una sustancia cuyo empleo en productos fitosanitarios ya estaba prohibida en España desde 2007.
El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes entró en vigor para España el 26 de agosto de 2004. Su objetivo es limitar la contaminación por estos productos químicos con ciertas propiedades tóxicas, especialmente perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente por ser resistentes a la degradación, y acumularse en los tejidos de los organismos vivos a través de la cadena alimentaria.
Inicialmente, este convenio se aplicó a una docena de sustancias, que quedan sujetas a reglas para su producción, importación y exportación, además de proponer procesos alternativos y productos químicos sustantivos que sean ambientalmente racionales.
En el caso de la Enmienda aceptada este viernes, se incorpora al anejo A (listado de contaminantes objeto de eliminación) el endosulfán de calidad técnica y sus isómeros conexos, producto utilizado como pesticida cuya exposición continuada puede tener importantes efectos sobre la salud en los seres humanos, de forma que se ha considerado conveniente la eliminación progresiva de su uso a nivel mundial.