Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La enfermedad cardiovascular es responsable de la mitad de las muertes de pacientes en diálisis

Cuando la función renal disminuye el riesgo de mortalidad por fallos del corazón aumenta, hasta el punto de que la enfermedad cardiovascular es responsable de la mitad de fallecimientos de personas en diálisis, según datos de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) presentados con motivo de la XX Reunión de su Grupo de Prevención de Riesgo Cardiovascular y Renal (GRUPERVA).
Además, la presencia de factores de riesgo cardiovascular también triplica el riesgo de presentar enfermedad renal. De hecho, se calcula que al menos un 25 por ciento de los pacientes con enfermedad cardiovascular tienen una enfermedad renal crónica relevante, aunque muchos más tendrían una afectación silente, no diagnosticada.
La enfermedad renal afecta al 10 por ciento de la población adulta y a más del 20 por ciento de los mayores de 60 años, una cifra que aumenta hasta el 40 por ciento en aquellas personas afectadas por diabetes.
En este encuentro, organizado en Valladolid, los asistentes han debatido sobre la estrecha conexión entre enfermedades renales y cardiovasculares, abordando los últimos descubrimientos, novedades y avances relacionadas con ello.
En este sentido, uno de los avances que se han abordado durante la reunión ha sido el efecto que tienen los fármacos contra la diabetes sobre los problemas cardiovasculares, puesto que algunos están demostrando que, además de reducir los niveles de azúcar, son capaces de reducir la mortalidad cardiovascular.
Otro de los temas sobre los que ha pivotado la reunión ha sido la dislipemia (alteración en los niveles de lípidos en sangre) y su relación con la Enfermedad Renal Crónica. La dislipemia se asocia con un incremento de la morbimortalidad y con un mayor avance de la enfermedad renal, puesto que un alto nivel de colesterol y triglicéridos puede provocar fallos cardiovasculares, que a su vez pueden desembocar en complicaciones renales, a pesar de que raramente los enfermos renales presentan dislipemia grave salvo que se asocien otras causas de hiperlipidemia.