Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 30% de los niños con enfermedad renal recibe trasplante de riñón como tratamiento

La enfermedad renal crónica estadio cinco, aquella que hace necesario un tratamiento sustitutivo renal, no solo afecta a los adultos ya que cada año se registran en España 8,1 nuevos casos de niños por millón de habitantes de edad relacionada, de los que un 30 por ciento recibe un trasplante de riñón como primera modalidad de tratamiento.
Por ello con motivo del Día Mundial del Riñón, en cuya celebración colabora Baxter, se realiza una campaña que se centra en la importancia de la detección de la enfermedad renal en la infancia.
A pesar de que las causas de la enfermedad renal en la infancia son variadas y la mayoría congénitas, la modalidad de tratamiento es común en todos los casos, según explica el doctor Ángel Alonso, del Servicio de Nefrología Infantil del Hospital Universitario La Paz de Madrid que indica que "el trasplante renal anticipado es la terapia renal sustitutiva de elección en la infancia y debe ser ofrecido a todos los niños y adolescentes que desarrollan una insuficiencia renal crónica".
Por esta razón, el 90 por ciento de los niños en tratamiento sustitutivo renal en España son portadores de un trasplante. Sin embargo, no siempre es posible hacer un trasplante anticipado, por motivos como el inicio súbito de la enfermedad renal terminal, la presencia de una infección activa o la propia edad, ya que, como explica este experto, la mayoría de los nefrólogos pediatras prefieren demorar el trasplante renal del lactante y niño pequeño hasta que este haya adquirido una talla y un peso adecuados.
Según el experto, "en todas estas situaciones, y aunque debemos siempre ofrecer ambas técnicas de tratamiento sustitutivo como la hemodiálisis y diálisis peritoneal, esta última constituye una alternativa válida y eficaz para conseguir mantener al niño con un correcto control metabólico y nutricional hasta el trasplante".
Las ventajas de la diálisis peritoneal sobre la hemodiálisis derivan de su condición de técnica domiciliaria porque la convierte "en idónea para lactantes o niños con domicilio alejado del hospital, permitiendo una mejor integración escolar, social y familiar del niño".
La diálisis peritoneal es la primera opción de tratamiento en niños muy pequeños, en pacientes con dificultad de acceso vascular, en aquellos con inestabilidad hemodinámica cardiovascular y en los que tengan domicilios alejados del centro de diálisis.
De hecho, la supervivencia de cinco años del paciente pediátrico en esta modalidad de tratamiento en España es del 98,5 por ciento; si bien el 80% de los pacientes reciben un trasplante renal con éxito antes de dos años".
La enfermedad renal crónica puede no producir síntomas ni dar señales de alerta, por lo que en algunas ocasiones una persona puede perder hasta el 90 por ciento de su función renal antes de experimentar algún síntoma. "Hay datos en el aspecto de la orina y en la conducta miccional que pueden hacernos pensar en daño renal como en la sangre en la orina, la orina turbia, espumosa, maloliente o con arenillas", ha explicado el doctor.
La directora de la Unidad Renal de Baxter España, la doctora Helena Hernández, ha hecho hincapié en que "el Día Mundial del Riñón es una oportunidad para concienciar a la población sobre la enfermedad renal y la manera de prevenirla; es fundamental que se conozcan cuáles son los principales factores de riesgo, las maneras que existen para detectarla y finalmente los tratamientos disponibles para estos pacientes, tanto niños como adultos".