Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco años de cárcel para un enfermero que diagnóstico de cáncer a una paciente para cobrarle el tratamiento

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a cinco años de prisión por un delito de estafa agravada al enfermero que hizo creer a los hijos de una paciente que ésta tenía un cáncer suprarrenal para luego poder venderles un tratamiento por casi 40.000 euros a través de su empresa Sedcam, un nombre con el que, además, llevaba a la confusión.
Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, se considera probado que el enfermero del Hospital General de Ciudad Real Francisco Javier L. F. engañó a los hijos de una mujer enferma haciéndoles creer cuando estaba ingresada en este centro hospitalario que sufría un tumor suprarrenal, que finalmente no tenía.
"Angustiados", los hijos creyeron "el ardid malicioso" que urdió valiéndose de la credibilidad que le otorgaba su profesión, su lugar de trabajo y el conocimiento previo de la familia, y éste se ofreció a darles el tratamiento "milagroso" para curar a su madre utilizando una "crueldad innecesaria" para tramar el plan que desarrolló, según la sentencia.
Por estos motivos, además de la pena de cinco años de prisión, se le condena también a indemnizar a la familia en la cantidad de 39.660 euros, que fue lo que los hijos consiguieron reunir en su momento para pagarle el supuesto tratamiento.
Finalmente, se le condena a seis meses más de prisión como autor de un delito contra la propiedad al constituir para sus fines la empresa Sedcam, que sólo difiere en una letra con el Sescam (Servicio de Salud de Castilla-La Mancha), con lo que trataba de inducir a error a sus víctimas.