Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La entrada de chispas de petardos en el ojo puede provocar perforaciones en el globo ocular

El 25 por ciento de las atenciones oculares en Urgencias durante la Noche de San Juan son a causa de los petardos, según datos registrados por del servicio de oftalmología de Admiravisión en Clínica Sagrada Familia en Barcelona, que alertan de que la entrada de chispas de petardos puede provocar perforaciones en el globo ocular y, en ocasiones, puede provocar ceguera.
"A menudo se relacionan las urgencias de San Juan con las quemaduras en el cuerpo", dice la doctora Zoraida del Campo, jefe clínico del servicio de oftalmología de Admiravisión en Clínica Sagrada Familia, "olvidando que las chispas o fragmentos incendiados de los petardos pueden caer en nuestros ojos y dañarlos seriamente", advierte.
Entre los problemas oculares más recurrentes en relación a los petardos, están las quemaduras y los impactos en el ojo por algún componente del petardo."Estos elementos entran de forma tan rápida que no tenemos suficiente tiempo como para cerrar el ojo y ello hace que el fragmento incendiado entre en contacto con la córnea", añade.
El fragmento puede quedar incrustado en la córnea o debajo del párpado y "puede provocar lesiones de diferente gravedad que llegan a derivar, incluso, en la pérdida de la visión", advierte. Y, ante estas situaciones lo más importante es acudir cuanto antes a un servicio de emergencias oftalmológicas.
La experta recomienda no frotar los ojos y mantenerlos limpios, proteger la zona afectada, con independencia de cómo sea el impacto del petardo en el ojo, y no cometer errores que puedan causar nuevas lesiones. "Si frotamos el ojo en ese momento, el elemento puede afectar a la córnea y dañarla", advierte.
No obstante, en función de cómo se haya producido la lesión ocular, el procedimiento es distinto. En el caso que el paciente presente una herida abierta en el extremo del ojo, indica la doctora Del Campo, deberemos presionar de forma ligera para contener la hemorragia.
Además, será necesario lavar la herida con suero fisiológico, aplicar compresas frías y limpias. "Es importante que el paciente intente mantener la cabeza recta hasta que llegue a Urgencias", indica la doctora.
Si el incidente se debe a pequeñas abrasiones por humo, pólvora o restos de material pirótecnico, "lo prioritario es limpiar el ojo, ya sea con suero fisiológico o agua", eliminando así las pequeñas chispas que puedan quedar. "Al limpiar el ojo debemos ser muy cuidadosos y debemos evitar apretar el ojo para eliminar la partícula", añade.
Finalmente, si el ojo ha recibido el impacto de un cuerpo extraño, debemos tapar el ojo con una gasa limpia y acudir de forma inmediata a Urgencias. "Lo ideal es que, en estos casos, en la medida de lo posible se avise previamente al equipo oftalmológico de Urgencias para que pueda estar preparado ante las posibles afectaciones que presente el paciente", concluye.