Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La entrega de los restos a los familiares podría tardar 15 días más

David (2i), uno de los testigos del trágico accidente de Castelldefels, en el que murieron 13 personas al ser arrollados por un tren en el momento de cruzar las vías la noche de San Juan, acompañado de unos amigos, se dirige hacia la zona destinada para que famílias y testigos puedan recibir el apoyo psicológico necesario EFEtelecinco.es
La entrega a los familiares de los restos de las doce personas fallecidas el pasado 23 de junio en Castelldefles (Barcelona) atropelladas por un tren podrían tardar otros quince días, según ha confirmado a EFE la Generalitat.
Las mismas fuentes han señalado que el retraso se debe a que el proceso de reconstrucción es muy lento, y que no se espera concluir esta tarea antes de dos semanas.
Los resto de las doce personas, una mujer rumana, siete ciudadanos ecuatorianos, dos colombianos y dos bolivianos, se encuentran en el Instituto de Medicina Legal de Cataluña.
Freddy Arellano, cónsul de Ecuador, ha declarado a Efe que la Secretaria Nacional del Migrante (SENAMI), se hará cargo de la repatriación de los siete ecuatorianos fallecidos en el accidente ferroviario, y que todo el operativos ya está preparado y a la espera de la entrega de los restos mortales.
Los familiares de los siete ecuatorianos ya han solicitado la repatriación en la oficina de la Secretaría Nacional del Migrante en Barcelona, y un miembro de cada familia afectada recibirá un pasaje de ida y vuelta para acompañar a los restos, según informa este organismo.
Los doce fallecidos formaba parte de la treintena de personas que fueron arrolladas por un tren en la estación de Castelldefels-Playa cuando atravesaban las vías para dirigirse a la playa, donde tenían previsto celebrar la verbena de Sant Joan.