Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las españolas, entre las que más retrasan la maternidad en la UE

España también sigue a la cola en la tasa de fertilidad, con 1,32 hijos por mujer, frente a la media de 1,58 hijos en la UE
Las mujeres españolas siguen siendo de las que más retrasan la maternidad en el conjunto de la Unión Europea al tener a su primer hijo con 30,6 años de media, por encima de los 28,8 años de media comunitaria, según un estudio sobre los nacimientos en la UE publicado este martes por Eurostat con datos de 2014.
Sólo las italianas retrasan más que las españolas la maternidad en 2014, al tener su primer hijo con 30,7 años de medios, aunque la maternidad también se retrasa más en Luxemburgo (30,2 años) y Grecia (30 años).
Por el contrario, las madres primerizas son más jóvenes en Bulgaria y Rumanía, donde se tiene el primer nacimiento a los 25,8 años y 26,1 años respectivamente, aunque la maternidad también se adelanta bastante en Letonia (26,3 años), Estonia (26,6 años), Polonia (26,9 años), Lituania y Eslovaquia (27 en ambos casos).
Por lo que se refiere a la tasa de fertilidad, también España sigue a la cola con apenas 1,32 hijos por mujer, frente a la fertilidad media de 1,58 hijos en el conjunto de la UE, y apenas ha subido un 0,08 por ciento desde 2001, cuando la tasa española se situó en los 1,24 hijos por mujer. El aumento de la fertilidad española desde 2001 también está muy por debajo de la media comunitaria, que se eleva al 0,12 por ciento.
Con todo, las tasas de fertilidad más bajas en 2014 se situaron en Portugal (1,23 hijos por mujer), Grecia (1,30) y Chipre (1.31), mientras que Polonia registra una tasa de fertilidad igual que en el caso de España, de 1,32 hijos por mujer. Italia y Eslovaquia también se sitúan a la cola en la tasa de fertilidad con apenas 1,37 hijos por mujer.
En cambio, la tasa de fertilidad más alta se registró en 2014 Francia, con una tasa media de 2,01 hijos por mujer, el único que se acerca a la tasa del 2,1 necesaria para mantener la población al margen de la inmigración. Después de Francia, Irlanda (1,94), Suecia (1,88) y Reino Unido (1,81) registran las tasas más elevadas.
Un total de 5,13 millones de bebés nacieron en 2014 en el conjunto de la UE, 68.552 más que en 2001, que representan un aumento del 0,12 por ciento medio. En este periodo, la tasa de fertilidad cayó sobre todo en Chipre (0,26%), Portugal (0,22%) y Luxemburgo (0,16%) y, por el contrario, donde más creció fue en Letonia (0,43%), República Checa (0,38%) y Eslovenia (0,37%.
En término relativos, donde más creció la tasa de nacimientos entre 2001 y 2014 fue en Suecia (subieron un 25,6%), República Checa y Eslovenia (21,1 por ciento) y, al revés, donde más cayó fue en Portugal (27 por ciento), Países Bajos (13,5) y 13,1%).