Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los españoles en paro que acuden a Cáritas superan por primera vez a los inmigrantes

El número de españoles desempleados que acudieron a Cáritas en 2013 para participar en sus programas de Empleo y Economía Social, se ha duplicado con respecto al año 2009 --pasando de un 25% a un 53%--, y han superado por primera vez al número de inmigrantes que han participado en estos programas, según la Memoria anual del programa de Empleo y Economía Social de Cáritas.

Un total de 77.072 personas --el 62% mujeres y el 38% hombres-- acudieron a Cáritas el año pasado para formarse con el objetivo de encontrar un puesto de trabajo y de ellas, 12.028 (el 15,6%), consiguieron un empleo. Concretamente, 36.224 participantes (el 47%) eran inmigrantes, de los cuales, un 79% procedían de países extracomunitarios, y el resto, 40.848, eran españoles.
El coordinador del Equipo de promoción de Derechos y Economía Solidaria de Cáritas, Félix Miguel Sánchez, ha explicado que esta inversión de la tendencia responde a que "el retroceso en el acceso a un derecho fundamental como el trabajo empieza golpeando a las personas más vulnerables, con condiciones más precarias, y en la medida en que sigue avanzando la crisis va afectando a nuevas capas sociales".
El perfil de la persona que acude a Cáritas para beneficiarse de estas acciones de acompañamiento es el de mujer --aunque cada vez disminuye más su porcentaje--, española de entre 25 y 45 años y con un bajo nivel formativo. Atendiendo al nivel de formación, el 70% no supera el nivel de enseñanza secundaria obligatoria y, de esta cifra, el 47% no ha pasado de la primaria.
En cuanto a la edad, los tramos mayoritarios son los comprendidos entre 25 y 36 años y entre 36 y 45 años, cada uno de los cuales representa un 28%, mientras que el grupo que más ha crecido con respecto a 2012 es el de 18 a 24 años que ha pasado de un 12 a un 15%. No obstante, el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, ha destacado su preocupación por las personas mayores de 45 años que tienen que sostener a una familia pero "no entran dentro de ninguna prioridad en las políticas europeas".
En 2013, Cáritas destinó un total de 35,9 millones de euros a sus acciones de Empleo. El 62% de estos fondos procede de donaciones privadas y el 38%, de subvenciones públicas. En la prestación de estos servicios trabajaron 2.425 voluntarios y 670 contratados.
PIDE UN "VOTO COMPROMETIDO" EN LAS EUROPEAS
Ante esta situación de desempleo, Cáritas hace una llamada a los españoles, en unión con las conferencias episcopales de la UE, Confer, HOAC y Justicia y Paz, para que las personas voten en las elecciones europeas y entiendan que "el modelo social europeo está en crisis". Sebastián Mora ha citado la Evangelii Gaudium y ha invitado a "un voto comprometido con una realidad que ataque estructuralmente los males de la inequidad que viene de la autonomía radical de los mercados y la especulación financiera".
"Son más de 80 millones de personas empobrecidas en Europa que reclaman un voto responsable, más allá de las salidas a corto plazo. Reclaman un modelo social donde todos seamos iguales en dignidad", ha precisado.
Además, para generar empleo, Cáritas propone en su Memoria un crecimiento orientado a la mejora de la calidad de vida de las personas, sobre todo, de las más vulnerables y comprometido con la sostenibilidad medioambiental; una redistribución del trabajo garantizando la calidad del empleo y una protección social adecuada; y el impulso de un modelo de emprendimiento colectivo y solidario.
"NO PENSAMOS EN QUEDAR BIEN CON NADIE"
Por otra parte, sobre la reacción del Gobierno ante los últimos datos de población empobrecida ofrecidos en las últimas ruedas de prensa de Cáritas, Mora ha subrayado que cuando Cáritas presenta las cifras no lo hace pensando en "quedar bien con nadie", tampoco en que gusten al Gobierno, sino en ser "coherentes con la realidad" y ha afirmado que la "única lealtad" que deben es "a los pobres". "Invito a que todos escuchemos a la realidad", ha aconsejado.