Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Poco más de un 10% de los españoles que sufren disfunción eréctil se someten a tratamiento

Más de dos millones y medio de hombres padecen disfunción eréctil en España pero poco más de un 10 por ciento, unos 300.000, se someten a tratamiento al tratarse de un trastorno que sigue siendo tabú para muchos varones por la pérdida de autoestima y seguridad en sí mismos que provoca, así como un elevado nivel de estrés.
Así lo ha reconocido el jefe de Servicio de Urología del Hospital Sanitas La Zarzuela de Madrid, Ignacio Moncada, con motivo del XVIII Congreso Europeo de Medicina Sexual que se celebra este fin de semana en Madrid, en el que más de 1.500 especialistas abordarán los últimos avances médicos y quirúrgicos en este campo.
Además, Moncada ha explicado que casi el 30 por ciento de los afectados no responde a los tratamientos farmacológicos existentes para combatirla, lo que hace que las prótesis de pene sean la mejor opción quirúrgica para tratar este problema.
Esta intervención consiste en el uso de un implante hidráulico completamente interno e imperceptible, hasta el punto de que el 92 por ciento de los hombres que se han sometido reconoce que esta solución permanente "ha mejorado enormemente su calidad de vida".
Otra de las disfunciones masculinas más comunes es la incontinencia urinaria que sufren alrededor de 1,5 millones españoles y que en algunos casos incluso puede llegar a provocar ansiedad o depresión. De hecho, un 86 por ciento de la población afectada teme al rechazo social y limita deliberadamente por este motivo sus actividades públicas, según datos de un estudio realizado por American Medical Systems (AMS).
Para estos casos, el cabestrillo o malla quirúrgica reposiciona la uretra devolviendo al paciente el control de su vejiga, mientras que el esfínter urinario artificial permite retener y expulsar la orina tal y como lo haría el propio esfínter del paciente.
"Ambas soluciones mejoran de una manera evidente la incontinencia urinaria", ha detallado Juan Ignacio Martínez-Salamanca, del Centro de Urología Médico-Quirúrgico y del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda.
PUEDEN ESTAR CAUSADOS POR UNA PROSTATECTOMÍA
Tanto la disfunción eréctil como la incontinencia urinaria pueden ser causa de los efectos secundarios de una prostatectomía radical, tratamiento estándar para el cáncer de próstata, que supone el 21 por ciento de los tumores que se diagnostican en España.
Esta técnica ofrece muy buen control oncológico de la enfermedad, pero no está exenta de efectos secundarios importantes. De hecho, los hombres intervenidos experimentan secuelas que afectan en gran medida a su calidad de vida e incluso a su salud psicológica. Según el estudio de AMS, el 18,2 por ciento de los españoles teme operarse por miedo a sufrir consecuencias como la incontinencia urinaria o la disfunción eréctil.
Además, ambos expertos aseguran que dichas disfunciones se pueden tratar mediante los implantes dobles en un solo acto quirúrgico o en varios. Con una sola incisión escrotal se implantan tanto el esfínter urinario como la prótesis de pene, mejorando la medida la calidad de vida de los pacientes y su vida sexual.
"Cada vez avanzamos más para que el paciente sufra las menores consecuencias en este ámbito tan importante de su vida privada y que lo pueda hacer cada vez más rápido y en menos actos quirúrgicos", ha explicado Moncada.