Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 75% de los españoles cree que un exceso de peso puede influir negativamente en las relaciones sexuales

Un 75 por ciento de los españoles cree que un exceso de peso puede influir negativamente en las relaciones sexuales y el 10 por ciento reconoce que alguna vez ha consumido algún afrodisíaco, según ha mostrado la encuesta 'Reflexiones sobre alimentación y salud en la población española', elaborada por Rovi.
"Está claro que la obesidad, además de incrementar el riesgo de padecer enfermedades graves, tiene también repercusiones importantes sobre la sexualidad, aunque dependerá directamente de los kilos que sobren y de la repercusión psicológica que el peso tenga sobre el individuo", ha aseverado la médico experta en Nutrición, Medicina Antienvejecimiento y Sexología, y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Intervención en Sexología (SEIS), Sagrario Jiménez.
Las complicaciones más comunes que van a sufrir las mujeres son el escaso deseo sexual y el trastorno orgásmico, es decir, dificultades para tener un orgasmo", asegura esta especialista. Entre los hombres con sobrepeso u obesidad, su principal problema es la disfunción eréctil, que aumenta hasta en un 40-50 por ciento frente a aquellos varones que tienen un peso normal.
De hecho, la doctora Jiménez ha asegurado que se ha demostrado que las personas obesas, tanto hombres como mujeres, tienen un menor número de encuentros sexuales. Por ello, a su juicio, con sólo disminuir el exceso de peso en un 20 por ciento aumentaría la libido, por la repercusión que esto tiene tanto a nivel orgánico como psicológico.
"Por sus beneficios generales para la salud, en mi consulta utilizo mucho el método 'Zona', cuya base es la dieta mediterránea ligeramente modificada y no es un régimen a corto plazo, sino un estilo de vida a seguir para siempre porque mejora el rendimiento físico y mental", ha explicado.
MÉTODO LA 'ZONA'
En la 'Zona' se realizan al menos 5 comidas diarias (3 de ellas principales y 2 tentempiés) y del total de calorías que se toman en cada ingesta un 40 por ciento deben proceder de hidratos de carbono, un 30 por ciento de proteínas y un 30 por ciento de grasas. Esta proporción calórica de los tres grupos principales de nutrientes va a mantener la glucemia controlada y ciertas hormonas equilibradas, lo que va a permitir eliminar la grasa acumulada.
En segundo lugar, propone un aporte adecuado de Omega 3 para reducir la inflamación celular de nuestro organismo y contribuir al funcionamiento normal de corazón y cerebro. "Los ácidos grasos Omega 3, presentes en los pescados azules, además de controlar el nivel de inflamación celular, reducen el exceso de grasa y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes", ha comentado la doctora.
Y el último pilar de la 'Zona' es el consumo de polifenoles, presentes principalmente en las frutas, las verduras, el café, el aceite de oliva, el cacao o el vino tinto, y que son fundamentales para mantener un equilibrio óptimo y conseguir controlar el estrés oxidativo, activar el sistema inmune y una mayor longevidad.
"El problema es que en nuestra alimentación no solemos incluir la cantidad suficiente de Omega-3 y polifenoles; afortunadamente, existen suplementos nutricionales altamente concentrados y purificados que ayudan a garantizar un aporte diario adecuado y conseguir todos estos beneficios", ha recalcado.
LOS AFRODISÍACOS "NO SON LA SOLUCIÓN"
Por ello, la especialista ha afirmado que los afrodisíacos "no son la solución", ya que científicamente no se ha demostrado que haya ninguna comida o bebida natural que aumente el rendimiento sexual, sino que son "mitos" creados socialmente que, si funcionan, es "gracias al efecto placebo".
Finalmente, Jiménez ha advertido de que comer sólo alimentos integrales tampoco ayuda a adelgazar, a pesar de que el estudio de Rovi haya mostrado que casi la mitad de los españoles considera que estos productos engordan menos.
"Los alimentos integrales son muy recomendables en las dietas de adelgazamiento, pero no porque tengan menos calorías y engorden menos, ya que son prácticamente iguales, sino porque tienen un índice glucémico menor, reducen la absorción intestinal de grasas y colesterol y además retrasan la absorción de azúcares, lo que va a evitar los picos de azúcar que son tan perjudiciales. Además, estos productos aumentan de volumen al ser ingeridos con líquidos, lo que produce sensación de saciedad y provoca un enlentecimiento del vaciado gástrico", ha zanjado.