Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los médicos españoles insisten en acabar con el desgobierno de la sanidad pública y poner de acuerdo a las CCAA

Centenares de médicos españoles han insistido, durante el Congreso de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, en la necesidad de acabar con el desgobierno de la sanidad pública ante la incapacidad del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de poner de acuerdo a todas las comunidades autónomas en aspectos como política de personal o la cartera de servicios que se ofrece a los ciudadanos.
"Situaciones como que unas comunidades dediquen un presupuesto anual per cápita de 1.600 euros, mientras otras no llegan a los 1.000 no son fáciles de comprender y contribuyen a generar desigualdad", ha resumido el secretario general de CESM, Francisco Miralles, reelegido en la asamblea general, que tuvo lugar al final del encuentro, para seguir desempeñando el primer cargo ejecutivo de la entidad.
Desde CESM han destacado la urgencia de un debate político sobre la sanidad pública con vistas a garantizar la sostenibilidad y evitar la quiebra del modelo actual, afectado por una clara insuficiencia presupuestaria y creciente escasez de medios humanos y técnicos.
En este sentido, los médicos denuncian que los políticos son incapaces de llegar a un pacto en sanidad pese al amplio consenso de la sociedad.
Por ello, los objetivos principales son la gestión pública de la sanidad con presupuestos suficientes; un nuevo modelo de financiación de acuerdo con los principios de cohesión territorial, igualdad y equidad en el acceso a las prestaciones, y un auténtico órgano de gobierno.
Así mismo, mejorar la eficiencia mediante un plan de reformas que contemple la reducción al mínimo de la burocracia, coordinación entre los niveles de atención primaria y especializada, y la adecuada planificación de recursos humanos y técnicos.
Por último, la CESM también insiste sobre la necesidad de definir una cartera común de prestaciones para todo el país, así como la tarjeta sanitaria común y la libre movilidad de pacientes y profesionales.
EL FUTURO DEL SISTEMA
El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha hablado sobre la deriva en la que ha entrado el sistema.
De hecho, ha recordado que en 1985 el gasto en personal representaba el 57 por ciento del total y el de farmacia se situaba en el 16 por ciento, y que desde entonces ambos porcentajes han experimentado una evolución inversa hasta situarse en el pasado año en el 42 por ciento, en el gasto humano, y el 35 por ciento, en adquisición de medicamentos.
"Este decalage no se da en ningún otro país", ha añadido, dando a entender que el sistema español no está bien gestionado y adolece de una debilidad política para hacer frente al chantaje del "conglomerado financiero que hoy son los laboratorios internacionales", a los que llegó a comparar con los bandoleros de antaño, "esos que daban a elegir entre 'la bolsa o la vida'".
En esta misma línea, Rodríguez Sendín ha abogado por que los médicos no den de lado nunca el gran componente ético de su ejercicio y denuncien con toda la intensidad que haga falta la escasez de recursos que tienen a su disposición para atender debidamente a los ciudadanos.
Para hacer frente a esta situación, el presidente de la OMC planteó la necesidad de que "todos los médicos participemos en lo que es de todos, esto es, en organizaciones que integren nuestras tres facetas: la científica, la ética y la profesional", aludiendo al Foro de la Profesión Médica, en la que los colegios médicos y el CESM trabajan de manera conjunta.