Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los españoles retrasan las visitas al oftalmólogo o la revisión de sus lentes a causa de la crisis

La crisis económica provoca que los españoles retrasen más que antes las visitas al oftalmólogo o la renovación de sus gafas y lentes de contacto, y es que en los últimos tres años se ha reducido en un 25 por ciento la frecuencia de visitas al óptico-optometrista, según datos recogidos en el Libro Blanco de la Visión en España 2013, editado por Visión y Vida, la Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico (FEDAO) y el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas.
El presidente del Instituto Federópticos, Eduardo Ladrón de Guevara, apunta, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Visión este jueves, que estamos ante una situación "grave", que no parece detenerse. A la hora de ajustar la economía en la familia, recordemos que "la vista es el principal modo que tiene el ser humano de relacionarse con su entorno, y descuidarla poder resultar peligroso", advierte.
El descenso en los cuidados y revisiones repercute negativamente en la calidad de la visión de los españoles. Esto puede tener posibles "consecuencias en aspectos del día a día" como la conducción, el trabajo con maquinaria pesada o peligrosa, el rendimiento escolar de los más pequeños o el riesgo de caída y accidentes en personas mayores, explica Ladrón de Guevara. Por ello, desde la compañía recomiendan realizarse una revisión ocular completa anual para evitar problemas visuales.
Según resultados de estudios, solo el 40 por ciento de los españoles se ha sometido a un examen visual en los últimos doce meses y los jóvenes de entre 18 y 24 años son los que menos se revisan, con un 34 por ciento en el último año. Curiosamente, comprobar el estado de un sentido tan esencial para el ser humano como la vista se coloca por detrás de otras revisiones, pues el 48 por ciento sí acude anualmente al dentista y el 67 por ciento afirma que se comprueba regularmente la tensión arterial, subrayan.
Las razones de los estudiados para no acudir al óptico-optometrista son declarar que ven bien o que no tienen ningún síntoma, considerar que "no es asunto de primera urgencia", y priorizar otro tipo de revisiones.
En cuanto a la celebración de el Día Mundial de la Visión, se centrará como todos los años en fomentar el cuidado general de la visión y, en concreto, en 2014 se realizará un esfuerzo para concienciar a autoridades, empresas y población en reducir al máximo los casos de ceguera evitable en el mundo.