Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi la mitad de los niños españoles teme sufrir violencia en la escuela y un 14%, en su propia casa, según un estudio

Cerca de la mitad de los niños españoles teme sufrir algún tipo de violencia en la escuela y un 14% tiene ese temor respecto de su propia casa, según el informe 'Érase una voz' difundido este lunes que indaga sobre los ámbitos en que los menores se sienten más o menos inseguros.
El trabajo está basado en la encuesta a una muestra representativa a 500 menores entre 10 y 12 años, grupos focales con niños de programas sociales promovidos por la ONG y los datos del informe internacional de ChildFund Alliance 'Pequeñas Voces Grandes Sueños 2015', realizado en 44 paises, entre ellos España.
Concluye que más del 60% de los niños creen que tienen más riesgo de sufrir violencia o malos tratos "si van solos por la calle o de camino a algún sitio" y un 30% considera que los eventos y actividades al aire libre son los espacios de más peligrosidad.
El segundo espacio donde más niños encuentran riesgo de sufrir cualquier tipo de violencia es el colegio, entorno que refieren el 48% de los encuestados, un 45% de los niños y un 50% de las niñas. "Lo que siempre se ha considerado el lugar de protección por excelencia, la escuela, se ha puesto en cuestión", dicen en Educo.
Esta cifra está por encima de la media de los países desarrollados, donde los niños indican esa posibilidad de sufrir violencia en el entorno escolar en un 47 por ciento de los casos. En los países en vías de desarrollo, lo refieren el 41 por ciento de los niños. No se especifica si ese maltrato vendría de compañeros o de adultos.
"Creemos que estas cifras deben abrir un debate sobre que está fallando en nuestro sistema, los niños y niñas deben sentirse en seguros en los espacios públicos y sobre todo en un espacio tan importante y tan relevante para su vida como es la escuela", señala la coordinadora del estudio, Miriam Torán.
Según el informe, ronda la mitad el porcentaje de menores que consideran Internet como un lugar donde están expuestos a la violencia. El 50 por ciento de las niñas y algo más del 40 por ciento de los niños así lo perciben en España, cifra por debajo de la que se registra de media en los países desarrollados, con un 68% de los niños que lo identifican como espacio peligroso. En los países menos desarrollados, está en un 18%.
En cuanto a la percepción de riesgo de sufrir malos tratos en casa, la cifra en España es mucho menor que en los ámbitos anteriores, aunque un 13,7% sitúa este espacio como lugar de exposición a la violencia, "lo que no deja de ser un dato alarmante", según Educo.
El informe se interesa por la percepción que tienen los niños sobre el origen de la violencia: El 65% la atribuyen a "la crueldad o maldad de algunas personas adultas", un 33% cree que el maltrato es una forma de castigo "por algo que han hecho o que las personas adultas creen que han hecho" y el 34% considera que los adultos que maltratan lo hacen porque fueron víctimas.
Hay además un 18,1% para quienes la violencia contra los niños radica en la "poca consideración y valor" que los adultos les atribuyen, un 13% que creen que la pobreza y la necesidad de dinero generan esas situaciones de violencia y un 2,4 por ciento para quienes la culpa la tienen los propios niños que sufren esos malos tratos.
MÁS REACCIÓN SI OCURRE ENTRE 'IGUALES'
En cuanto a la respuesta a la violencia, un 23,9% asegura que denunciaría o ayudaría a la víctima a denunciar y el 21,3% optaría por soluciones de sensibilización y educación, pero son el 20,3% quienes reconoen que no saben qué podían hacer en una situación de violencia. Son menos del 10% quienes intentarían proteger y apoyar a las víctimas.
Destaca no obstante, que la reacción varía por géneros. Cuando se trata de actuar ante la violencia sobre un niño del mismo sexo que el entrevistado, el 45,8% denunciaría, el 15,1% optarían por proteger y apoyar directamente a la víctima y bajan al 16,9% quienes dicen que no sabrían qué hacer.
"Estos datos nos obligan a reflexionar sobre la confianza en sí mismos y la capacidad de los niños y niñas de enfrentar el fenómeno de la violencia y el maltrato, y preguntarnos si les estamos dotando de los medios y las herramientas adecuadas para expresar su potencial y reivindicar un papel más proactivo", dice el informe.
Los mismos niños, preguntados sobre lo que harían para frenar esta violencia si fuesen los líderes del país, contestan que endurecerían las leyes o las reformarían (57,8%), que potenciarían la educación, la sensibilización y la promoción del buen trato (13,1%) y que apoyarían directamente a las víctimas (7,8%). "Los niños y niñas sienten que los
adultos cuentan con medios y capacidades de actuación mucho mayores que ellos mismos", comenta Educo.
El 27% tiene claro que "lo más importante que una persona adulta puede hacer para proteger a la infancia de los malos tratos" es denunciar los casos, casi el 21% consideran que deberían castigar a los maltratadores, un 14,5% creen que deberían enseñar a otros adultos a tratar bien a los niños y un 13,7% reclama leyes más estrictas, pero el 17% cree que la solución consiste en escuchar más lo que la infancia tiene que decir.