Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La espondilitis anquilosante puede tardar hasta 6 años en diagnosticarse en España

El retraso diagnóstico es uno de los problemas asociados a la espondilitis anquilosante ya que algunos pacientes tardan hasta seis años en ser diagnosticados, según denuncia la Coordinadora Española de Asociaciones de Pacientes de Espondiloartritis (CEADE) con motivo del Día Mundial que se celebra este sábado, 7 de mayo.
Esta demora, según ha destacado el presidente de esta institución, Pedro Plazuelo, hace que durante ese tiempo la enfermedad evolucione y provoque limitaciones de movilidad muy importantes en el paciente, por lo que "es fundamental acortar el tiempo de diagnóstico para que la enfermedad pueda comenzar a ser tratada".
Asimismo, CEADE llamar la atención sobre las dificultades que tienen muchos de los pacientes para afrontar el tipo de tratamiento necesario para su enfermedad, que engloba tanto el farmacológico como en no farmacológico.
En el caso del no farmacológico, los especialistas recomiendan a estos pacientes tratamiento de fisioterapia combinado con ejercicios específicos para la espalda, como natación o pilates, y "ayuda a reducir el dolor y aumenta la capacidad de movimiento", ha añadido Plazuelo.
Muchas de las personas que padecen esta enfermedad presentan también manifestaciones extraarticulares, como uveítis (inflamación de la úvea, que es la membrana que recubre el ojo; enfermedad inflamatoria intestinal; afectaciones psoriásicas; o manifestaciones cardiovasculares).
Además, la discapacidad que genera dificulta la integración laboral de los pacientes, por lo que afrontar los costes del tratamiento "supone un impacto económico que, en muchas ocasiones, el paciente no puede permitirse", señala el presidente de CEADE, que estima el coste anual de cada paciente en tratamientos no farmacológicos es de en torno a los 1.800 euros por paciente.
Y dado el componente hereditario de esta enfermedad, CEADE ha promovido con la colaboración de AbbVie la campaña 'Mira por su espalda' ('www.miraporsuespalda.com') para concienciar a los pacientes de este componente hereditario para que, en los casos necesarios, acudan al médico para poder recibir un diagnóstico.