Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sol y la estabilidad se mantendrán hasta Lunes Santo pero la "incertidumbre" alta dificulta la predicción

La Semana Santa ha comenzado con sol y estabilidad pero la incertidumbre es muy elevada a partir de mediados de la semana, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que consulta varios modelos de predicción que "están variando prácticamente cada día".
Así lo ha explicado a Europa Press la portavoz de la AEMET, Ana Casals, que ha indicado que el modelo centro-europeo, de gran resolución, apunta a una cierta mejoría respecto de las predicciones existentes hasta este jueves; sin embargo, esta predicción no está apoyada por el resto de los modelos que se analizan en la institución, lo que "aumenta la incertidumbre". Por ello, cree que "habrá que estar muy pendientes de los modelos y las predicciones".
En todo caso, de acuerdo a lo que indican las predicciones hasta la fecha, parece que la estabilidad, el sol y las temperaturas superiores a lo normal se mantendrán al menos hasta el domingo y, parece que el jueves y viernes Santo puede llegar una entrada de aire frío que provocará precipitaciones y un descenso acusado de las temperaturas, principalmente en la mitad norte.
En concreto, ha detallado que este fin de semana se prevé un tiempo, en general primaveral y estable en la Península y Baleares y se esperan cielos poco nubosos. El sábado es posible que se produzcan chubascos con tormenta en zonas del noreste peninsular, sur del sistema Ibérico y este de Castilla-La Mancha y se prevé que las temperaturas bajen ligeramente. El viento seguirá en el noroeste del litoral gallego y, en el Estrecho se instalará el Domingo de ramos un viento de Levante moderado a fuerte.
En Canarias aumentará la inestabilidad con chubascos localmente moderados más probables en las islas occidentales y vientos fuertes también en las islas occidentales.
Casals ha añadido que el Lunes Santo empezará a aumentar la inestabilidad en el oeste y noroeste de la Península, con nuevos chubascos y tormentas que empezarán el Lunes Santo en puntos del oeste de Castilla y León y sureste de Galicia y que se extenderán durante el martes y miércoles Santo a buena parte de la mitad norte y, posiblemente, al centro peninsular. Estas precipitaciones serán más probables en zonas montañosas y en las proximidades.
Por el contrario, en Canarias se espera una mejoría notable, con algunos intervalos nubosos, pero sin precipitaciones.
En cuanto al Jueves y Viernes Santo, cuando según la portavoz, hay mayores dudas, a fecha de hoy parece que "es posible, aunque con bastante incertidumbre" que haya una entrada de aire frío del norte, que esté acompañada de precipitaciones moderadas en el tercio norte peninsular. Estas precipitaciones serán de nieve en cotas altas y podrían extenderse, con menor probabilidad e intensidad hasta el sistema Central y sur del sistema Ibérico.
Asimismo, esos dos días también podría haber chubascos débiles en el sur de la Península y en Canarias mientras que en el este de la Península y Baleares predominará el tiempo estable.
Respecto al Sábado Santo y Domingo de Resurrección, Casals ve probable que continúe la inestabilidad en el tercio norte y que no se produzcan cambios importantes de las temperaturas.
En cuanto a los vientos, serán moderados con intervalos de fuerte de componente Norte en el Cantábrico y Galicia y del Oeste en el Estrecho y Alborán.
TENDENCIA HASTA MAYO
Como tendencia general, la portavoz ha señalado que entre el 14 y el 20 de abril parece que las precipitaciones serán "ligeramente superiores" a lo normal para la épica en las regiones cantábricas y que serán ligeramente inferiores en Baleares y tercio sur peninsular, y normales en el resto de España. Mientras, las temperaturas serán moderadamente "superiores" a las normales en toda la Península y Baleares y normales en Canarias.
En cuanto a la semana de Pascua, la que va del 21 al 27 de abril, la AEMET ve "probable" las precipitaciones sean ligeramente inferiores a las normales en el tercio occidental de la Península y en toda la meseta Norte, y normales en el resto del país. Los termómetros se quedarán ligeramente por debajo de lo normal en Canarias y en torno a los valores normales en el resto del país.
Finalmente, la tendencia apunta que la última semana, del 28 de abril al 4 de mayo, las precipitaciones serán normales en toda España salvo en Canarias, donde serían algo más altas. Finalmente, las temperaturas esa semana serán normales en la mitad sur peninsular y entre ligera a moderadamente más bajas en el resto de la Península y en ambos archipiélagos.