Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los estudiantes que beben alcohol tienen un círculo de amigos más amplio, según un estudio

Los estudiantes de secundaria que consumen alcohol son más populares y tienen un círculo de amigos más amplio que quienes no beben, según los resultados de un estudio del Centro de Servicios para la Salud Mental de la Administración de Servicios de Salud Mental en Abuso de Sustancias (SAMHSA, en sus siglas en inglés) en Rockville (Estados Unidos).
Estudios previos habían sugerido que los grupos de amigos pueden influir en muchas personas a la hora de iniciarse en el consumo de estas bebidas, pero no habían analizado los posibles beneficios sociales del consumo de alcohol.
"No había muchos datos que demostraran que la bebida lleva a los adolescentes a una mayor popularidad y más amistades", dijo Peter Delany, director del centro que no ha participado en el estudio cuyos resultados publica la revista 'Addictive Behaviors'.
En este caso se analizaron datos de un estudio nacional llevado a cabo en 1994 en más de 130 centros educativos, en la que preguntaron a los adolescentes de 12 a 18 años tanto por su consumo de alcohol como por el número de amigos y la vida social que tenían.
Los adolescentes que decían beber de vez en cuando y emborracharse tenían una mayor red de amigos que quienes no lo hacían, algo especialmente significativo en los jóvenes de raza blanca.
Además, emborracharse parecía ser más importante para la popularidad de los jóvenes en comparación con sólo beber, ya que de media les proporcionaba un amigo más.
"Hay muchos comportamientos saludables, tanto deportivos como académicos, que aumentan la popularidad de los adolescentes entre sus compañeros", ha reconocido Delany, que destaca el papel que deben jugar los padres a la hora de evitar que sus hijos beban o se inicien en el consumo de otras drogas.