Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio confirma que el té verde reduce el avance del cáncer de próstata

Numerosos estudios han sugerido que sus polifenoles antioxidantes podrían reducir no sólo el cáncer de próstata, sino también el gástrico, el esofágico y el de piel. EFE/Archivotelecinco.es
El consumo de té verde puede reducir el avance del cáncer prostático, según un estudio que divulga hoy la revista Cancer Prevention Research.
De acuerdo con los científicos del Centro Oncológico Feist-Weiller, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Luisiana, el efecto del té verde quedó demostrado en la reducción de los marcadores que indican el avance de la enfermedad.
"El agente usado en las pruebas (polifenol) puede tener el potencial de reducir la incidencia y el avance del cáncer prostático", indicó James Cardelli, profesor de investigaciones del Centro Oncológico.
Después del agua, el té en sus diversas variedades (negras o verdes) es la infusión de mayor consumo en el mundo.
Numerosos estudios han sugerido que sus polifenoles antioxidantes podrían reducir no sólo el cáncer de próstata, sino también el gástrico, el esofágico y el de piel.
Esas mismas investigaciones han señalado que, además, contribuirían a prevenir la formación de coágulos y bajar los niveles de colesterol.
Sin embargo, Cardelli manifestó que hasta ahora todos los estudios no habían establecido de manera fehaciente el efecto que tienen los polifenoles sobre los marcadores del cáncer prostático, que son los que muestran el avance de la enfermedad.
El estudio incluyó a 26 hombres de entre 41 y 72 años a quienes se había pronosticado el cáncer e iban a ser sometidos a una prostectomía radical.
Antes de la intervención quirúrgica, los pacientes consumieron cuatro cápsulas de polifenol, equivalentes a 12 tazas de té verde concentrado.
Los resultados mostraron una importante reducción de los marcadores. En algunos, esa reducción fue superior al 30 por ciento, indicó la investigación.
"Estos estudios son solo el comienzo y todavía es mucho lo que queda por hacer", apuntó Cardelli.
Sin embargo, agregó que su investigación ha podido demostrar que "se debería explorar más el uso de los polifenoles del té, solos o en combinación con otras sustancias usadas en la terapia del cáncer, para evitar su aparición o la recaída".