Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio desvela que el mar, la música y la lluvia son los sonidos preferidos por los españoles

Las olas del mar, la música o la lluvia son los sonidos que más gustan a los españoles, mientras que las obras o el tráfico son los más odiados, según ha mostrado un estudio realizado por GAES con motivo de la celebración, este jueves, del Día Internacional de la Audición.
Además, los participantes han reconocido que la música es lo que más echarían de menos si perdieran la audición, seguida "muy cerca" de la voz de los hijos o de la pareja. Ahora bien, a pesar de la importancia que se da al hecho de poder oír correctamente, un 50 por ciento de la población reconoce que no se ha sometido nunca a una revisión auditiva.
"Siempre se había considerado este problema como un trastorno asociado a la edad. No obstante, cada vez hay más personas jóvenes que lo sufren", ha alertado el doctor en Otorrinolaringología Juan Royo, para informar de que las infecciones crónicas son una de las principales causas de la pérdida auditiva.
Y es que, un 14 por ciento de la población afirma haber padecido en algún momento de su vida alguna enfermedad de este tipo, siendo la otitis la más frecuente. No obstante, durante los últimos años el ruido excesivo se ha convertido en uno de los principales factores de riesgo. "Cada vez vemos en las consultas más casos de pacientes jóvenes expuestos a elevados niveles de ruido y cuya salud auditiva ha empeorado", ha explicado el experto.
Con el fin de afrontar esta situación, especialistas de GAES han destacado la necesidad de proteger los oídos ante el ruido elevado, revisar periódicamente la audición, vivir mejor con una buena salud auditiva, prestar atención a los niños que presenten problemas para comunicarse, tratar las infecciones de manera precoz, mantener un volumen moderado en los dispositivos de música y ser prudente con su uso, evitar el consumo de medicamentos ototóxicos sin prescripción ni supervisión médica, usar protectores de oídos en piscinas y playas y no usar bastoncillos de algodón.