Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un proyecto español recoge los excedentes de las empresas y los reparte entre las entidades que combaten la exclusión

El proyecto Acompartir, impulsado por cuatro españoles, recolecta los "millones" de productos nuevos excedentes de empresas --defectuosos, fin de stocks-- como ropa, calzado, productos de higiene personal, librería y papelería, informática, electrodomésticos o utensilios del hogar, los almacena y los distribuye a entidades solidarias que trabajan con las 13 millones de personas que están en riesgo de exclusión social en España.
Según indica esta organización sin ánimo de lucro, los productos prioritarios para Acompartir representan el 14 por ciento del gasto total de los hogares, por detrás de la vivienda y los gastos derivados de ella (31%), y de la alimentación (16%).
"Alimentarse y tener un techo es sobrevivir. pero lavarse, tener ropa limpia, utensilios para preparar la comida o bolígrafos y cuadernos nuevos para ir al colegio es vivir dignamente", señalan los impulsores de la iniciativa.
Concretamente, Acompartir se encarga de conocer las carencias de las entidades solidarias --que pueden hacer pedidos a través de la página 'www.acompartir.es' acorde al producto y cantidad que necesitan--, contacta con las empresas y da los productos a quien más los necesita garantizando que estos no son reintroducidos en el mercado y que no hay entregas directas a particulares.
La idea nació el 11 de febrero de 2013 y se puso en marcha el pasado mes de noviembre. En estos cinco meses, ya han recolectado y distribuido 2,1 millones de productos nuevos.
Una de las fundadoras del proyecto, Miriam Tallada, explica a Europa Press que lo que les llevó a desarrollar este proyecto fueron los 13 millones de personas en riesgo de exclusión social en España, las 1,8 millones de familias en España sin ningún ingreso y el 31,8 por ciento de hogares con dificultades para llegar a fin de mes.
ENTRE 400 Y 500 MILLONES DE EXCEDENTES
Al mismo tiempo, pensaron en los entre 400 y 500 millones de productos excedentes que hay en España, muchos de los cuales "se tiran, se destruyen" con el consiguiente coste económico y medioambiental.
Por ello, Acompartir tiene un objetivo solidario, pues busca ayudar a las personas que se encuentran en el umbral de la pobreza, pero también ecológico, pues contribuye a reducir los desechos y residuos que dañan el medio ambiente. "Lo que supondría un residuo para la empresa pasa a ser un producto solidario", apuntan sus impulsores.
Entre los beneficiarios de Acompartir se encuentran, entre otros, Karibu, Mensajeros de la Paz, Pueblos Unidos, Fundación Balia, Basida, Hogar Don Orione, Accem, Bokatas, Fundación Madrina, Pan y Peces, Soñar Despierto, Cottolengo del padre Alegre, Fundación San Martín de Porres, Remar, Asociación Marillac y Casa Santa Teresa. En todo caso, el proyecto está abierto a todas aquellas organizaciones que trabajen con personas pobres porque "ellas son el canal para que los productos lleguen" a quienes los necesitan.
Acompartir no depende de subvenciones públicas sino de las empresas que quieran contribuir a su funcionamiento. Así, cuenta con la colaboración de la Fundación Seur para la recogida y transporte de los productos, así como de otras empresas como El Corte Inglés, Arnold Madrid, Simmons&Simmons, Droinsa, Philips, Colgate, Productos Gerpa, Groupe SEB y Tefal.