Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pobreza y la exclusión se agravaron en 2014 en los más vulnerables que atiende Cruz Roja: parejas con niños

La privación material severa se triplica en las personas mayores desde 2012
La recuperación económica no ha llegado a la población que atiende Cruz Roja en sus programas sociales, 1.181.000 personas cuya situación se agravó en 2014 agudizándose la pobreza severa, la exclusión social y el paro con especial incidencia entre quienes ya son los más vulnerables, las parejas con dos hijos y las personas mayores.
Así se desprende del Boletín anual sobre Vulnerabilidad Social que viene realizando la institución humanitaria con una muestra estable de 1.084 perfiles para analizar la evolución de las personas a las que atiende en el contexto de crisis económica, y que ha presentado este martes el portavoz de Cruz Roja Española, Toni Bruel.
Según ha señalado, en 2014 subió tres puntos, hasta el 17%, el volumen de atendidos que no perciben ningún ingreso; la tasa de paro se situó en un 67,3%, 2,3 puntos más que en 2013 y la de trabajadores pobres, que eran el 81,8%, escaló al 82%. El 43,6% de todas estas personas no llega a fin de mes.
"Es en las parejas con dos hijos en quien más se está cebando este empeoramiento", afirma Bruel. No en vano, casi la mitad de los atendidos en estos programas pertenecen a hogares donde hay menores de 16 años y en total, el 92% de los niños que trata Cruz Roja en España viven por debajo del umbral de la pobreza, cuando la tasa nacional es del 30,1%. El 8% de ellos son menores de 3 años.
El informe detalla que el 36,8 por ciento de los hogares atendidos en la institución viven en situación de privación material severa y de ellos, el 22,3 por ciento son de parejas con uno o más hijos, un 12 por ciento más que en 2013; y el 9,8% son monoparentales (7% más) también con niños a su cargo.
Si se atiende a la pobreza relativa (rentas inferiores a 663,4 euros mensuales) el grupo más amplio de afectados también es el de las familias: el 23,4% de los hogares con dos adultos y uno o más niños, y el 7,6% de los monoparentales con hijos menores que atiende Cruz Roja están en esta situación.
Destaca asimismo el empeoramiento de condiciones entre las personas mayores, colectivo en el que la privación material severa se ha triplicado entre 2012, cuando afectaba al 5,5%, y 2014, cuando toca al 15% del total. Son las mujeres las que más afectadas se han visto, pasando del 4% al 11,1% y Bruel lo explica en términos de solidaridad familiar, pues se trata en muchos casos de personas que se privan de lo necesario para poder seguir ayudando a los suyos.
En total, en la institución constan más de 488.900 personas que no pueden permitirse encender la calefacción y cerca de 300.000 que no pueden comer alimentos con proteínas tres veces por semana, 881.026 que no podrían hacer frente a un imprevisto de 600 euros y 206.675 que no van a poder afrontar con tranquilidad los próximos pagos pendientes.
La situación no ha variado mucho a lo largo de 2015, pues si bien los datos aún no están consolidados, Bruel ha indicado de los resultados preliminares que el volumen de personas atendidas ha variado apenas un 2% y lo que se ha producido es una "mayor intensidad en la atención", es decir, son más o menos las mismas personas pero cada vez tienen más necesidades.
LA MEDIA DE INGRESOS, POR DEBAJO DE LA POBREZA
En total, la media de ingresos de los atendidos en programas sociales en 2014 era de 555,3 euros al mes, 98 euros por debajo de la línea que define la pobreza en España. El 17%, más de 200.000 personas, no perciben ningún ingreso y la mitad de ellos acuden a la familia y a los servicios municipales, de Cáritas o de Cruz Roja para poder costear sus gastos cotidianos. Otro 7% gana algo por debajo de 300 euros al mes y un 26% está en un tramo entre 300 y 530 euros.
Esto se explica, por un lado, por el empeoramiento del empleo en el colectivo. El 67,3% de los atendidos en edad activa están en paro (3 puntos más que en 2013) y de ellos, seis de cada diez desde hace dos o más años (un 14% más que en 2013). El 73,3% de estas personas tienen entre 25 y 49 años de edad y el 62% no recibe ninguna renta, ayuda o subsidio. Más de un tercio de los hogares tiene a todos sus activos en paro (6% más), el 67,5% de los formados por un adulto y niños pequeños.
Por otro lado, hay entre los beneficiarios de Cruz Roja un 14,8 por ciento de personas que trabajan, pero de ellas, el 82 por ciento están por debajo del umbral de la pobreza. También hay economía sumergida, que reconocen el 8% de los atendidos, y que les reporta de media 153 euros mensuales. "Cada vez es más frecuente personas que trabajan dos, tres, o cuatro horas semanales", explica Bruel.
LA SALUD, ENTRE LAS PRINCIPALES PREOCUPACIONES
Al final, junto a la dificultad para llegar a fin de mes, la vivienda se alza como uno de los principales problemas para estas personas, el 14,3 por ciento de las cuales han perdido su casa (eran el 5,1% un año antes), es decir, 36.965 personas. Ha aumentado también la cifra de quienes viven en la calle, en una infravivienda o han ocupado un inmueble y son ya el 6,1% (15.707 personas), cuando en 2013 representaban el 0,4% del total.
Con todo, por encima de esta preocupación está la salud, la segunda problemática más destacada entre los encuestados, con un 42% que refieren tener problemas (10,5% más que en 2013). El 34,3 por ciento de estas personas tienen menos de 50 años, lo que lleva a pensar a Cruz Roja que tiene que ver, por un lado, con un deterioro de la calidad de vida que deriva en enfermedades y por otro, con cierta "medicalización de la pobreza" apuntada en algunos estudios internacionales relacionada con los tratamientos de la depresión y la ansiedad.
LA EXCLUSIÓN FINANCIERA, CALLEJÓN SIN SALIDA
Por otra parte, el Boletín Sobre Vulnerabilidad de 2014 realiza un estudio más profundo sobre la exclusión financiera que afecta a sus beneficiarios poniendo de manifiesto realidades como las de quienes no pueden percibir una ayuda pública porque no pueden costear los gastos de mantenimiento de tener una cuenta bancaria.
Refiere que el 19,6% de los encuestados han vivido en el último año dificultades como embargo de cuentas, deudas con tarjetas o perder la casa por no pagar la hipoteca. El 17,5% de los hogares están endeudados y el 11,7%, sobre endeudados, aunque suman el 26,9% quienes viven en situación de apremio financiero. Si bien el 93,5% sí tienen una cuenta en el banco, el 61% no posee una tarjeta de débito y el 84,2% tampoco una de crédito. El 19,4% nunca entra en una oficina bancaria.