Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exgerente de L'Aldea defraudó presuntamente 8 millones en facturas

El exgerente de la Cooperativa Agrícola de L'Aldea, Daniel Ferré, defraudó presuntamente 8 millones en facturas de sus proveedores, con lo que buscaba obtener más subvenciones de la Unión Europea, con la complicidad de una docena de empresarios y un ingeniero, que acabaron imputados.
Según han explicado este martes los Mossos d'Esquadra en un comunicado, la investigación comenzó en diciembre de 2011 cuando el colapso de la entidad provocó que los clientes no pudieran retirar sus ahorros, y la detención de Ferré se produjo el 15 de octubre, tras lo que ha quedado en libertad provisional sin fianza.
La policía ha analizado casi tres terabytes de archivos digitales almacenados en los equipos informáticos del área de contabilidad de la cooperativa, tras lo que le achaca a Ferré los delitos de insolvencia punible, falsificación documental, fraude de subvenciones y estafa.
Según los Mossos, entre 2005 y 2011 las subvenciones de la UE ascendieron a un millón de euros, mientras que el fraude de las facturas suma más de 8 millones de euros.
Ferré ocultaba la falsificación de las facturas con técnicas de maquillaje contable, gracias a que la cooperativa tenía una sección propia de crédito que actuaba como banco y el exgerente podía compensar y cuadrar las facturas de servicios y el flujo de dinero entre la cooperativa, las cuentas corrientes y los empresarios.
Además, el antiguo gerente contrató de forma ficticia a su esposa para suplir una baja maternal, y concedió préstamos a sus familiares con condiciones especiales, según la policía.
La investigación también señala la posible negligencia de la empresa que auditó a la cooperativa, ya que "pasó por alto posibles irregularidades" que podrían haber puesto en aviso a los organismos autonómicos sobre la situación.