Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La expedición del trineo de viento logra culminar la Cumbre de hielo de Groenlandia a 3.200 metros de altitud

La expedición del trineo de viento de Tierras Polares ha logrado llegar a las 8.00 horas a la cumbre de hielo de Groenlandia, el 'Summit Camp', a una altitud de 3.200 metros y después de recorrer 760 kilómetros impulsados por el hielo.
Los expedicionarios, dirigidos por Ramón Larramendi, han soportado variaciones de temperaturas de 43 grados centígrados, el deshielo, el calor y vientos muy variables han retrasado la primera fase de la expedición.
La navegación hasta llegar a la cumbre ha llevado 19 días "de complicada navegación", ya que han pasado de estar a -28 grados centígrados de noche a 15 grados centígrados durante el día.
Así, en torno a las 8.00 horas los seis expedicionarios han llegado a los aledaños de la base científica antártica Summit Camp, creada en 1989 por la National Science Foundation (NSF) de Estados Unidos para la investigación del cambio climático en el Ártico.
En total han superado 2.000 metros de altitud que tenían previstos con un vehículo movido por energía eólica gracias a grandes cometas. Desde el Summit Camp bajarán hasta las cercanías de la costa este d de la isla, donde renovarán a tres miembros del equipo que ya están de camino. Se trata de Manuel Olivera, Miguel Herrero y el groenlandés Malik Milfeldt, que sustituyen a Karin Moe Bojsen, Nacho García, Vicente Leal e Ignacio Oficialdegui.
La ruta comenzó el 21 de mayo por el mar interior de hielo. En la expedición, el adelantamiento del deshielo de este año y las inesperadas altas temperaturas que se encontraron los tripulantes, con una nieve muy pesada y blanda, dificultaron la navegación los primeros días.
Por ello, optaron por dividirse en dos equipos de tres personas, de modo que cada uno se movía con dos de los módulos que componen el vehículo y una tienda. Larramendi explicó que debían adaptarse a las condiciones de la superficie, lo que el trineo permite "sin grandes complicaciones".
Así, los equipos fueron por separado o se reunieron en un único convoy en función de las condiciones del viento, que este año están siendo "tan variables que no siempre cumplen las previsiones meteorológicas" y esto está retrasando los plazos previstos.
Larramendi ha asegurado que en los mismos lugares donde ahora hay lagos inmensos de agua, hace 30 años solo se veía a finales de junio. "Ahora nos lo hemos encontrado casi dos meses antes. Nunca había tenido en ninguna expedición cambios tan bruscos de temperaturas y de vientos", ha comentado.
De hecho, uno de los objetivos de la expedición es recabar datos sobre el cambio climático en el ártico, de modo que han recogido muestras para el proyecto del investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto Pirenaico de Ecología Nacho López.
Para ello se han realizado perforaciones e un metro y medio de profundidad en la nieve que se sumarán a las que desde ahora se realizarán para el glaciólogo norteamericano Jason Box, éstas a 15 metros de profundidad. El instrumental necesario lo recogerán en la estación científica Summit Camp.
El Summit Camp es la base científica de referencia en el mundo para los estudios de calentamiento global, la única del interior de Groenlandia que permanece abierta todo el año. Allí se han realizado perforaciones de hasta 3.000 metros para estudiar la historia del clima de la Tierra.
El trineo de viento es el único vehículo del mundo propulsado por energía eólica que es capaz de desplazar una carga de hasta 2.000 kilos de peso sin contaminar, de forma eficiente y sostenible desde el punto de vista económico y ambiental. La expedición está patrocinada por Tierras Polares y apoyada por la Sociedad Geográfica Española y prevé llegar al final de su travesía a finales de junio.