Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fármaco experimental de Sanofi y Regeneron demuestra su eficacia frente a la artritis reumatoide activa

El tratamiento en monoterapia con el anticuerpo monoclonal experimental sarilumab, de Sanofi y Regeneron Pharmaceuticals, es superior al adalimumab, comercializado por AbbVie como 'Humira', en la mejora de los síntomas de pacientes con artritis reumatoide activa.
Así se desprende de los resultados del estudio en fase III 'Saril-Ra-Monarch' que analizó la eficacia de este fármaco en investigación, que actúa contra el receptor de la interleuquina-6 (IL-6), tras 24 semanas de tratamiento y que también ha demostrado una mejoría en otros criterios de valoración secundarios.
La investigación incluyó a 369 pacientes adultos, 21 de ellos en España, que mostraban una respuesta insuficiente al tratamiento con metotrexato (MTX), que eran intolerantes a dicho tratamiento o que no eran candidatos adecuados para recibirlo.
Fueron aleatorizados a recibir bien adalimumab en monoterapia (40 miligramos cada 2semanas) bien sarilumab en monoterapia (200 miligramos cada 2 semanas) por vía subcutánea. En el caso de los pacientes que mostraron una respuesta insuficiente a adalimumab, se les cambió la pauta pasando a una administración una vez a la semana.
El jefe de la unidad de biológicos del Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona), Antonio Gómez, celebra la superioridad demostrada por este fármaco en monoterapia frente a uno de los fármacos más utilizados frente a esta enfermedad ya que "ofrece nuevas armas para tratar una enfermedad grave como la artritis reumatoide".
La incidencia de acontecimientos adversos (el 64% en ambos grupos), acontecimientos adversos graves (el 5% de los casos con sarilumab frente al 7% con adalimumab), infecciones (el 29% de los casos con sarilumab frente al 28% con adalimumab) e infecciones graves (el 1% en ambos grupos) fue en general parecida entre los grupos.
Pero la neutropenia, que no se asoció a infecciones, fue más frecuente con sarilumab (el 14% de los casos con sarilumab frente al 1% con adalimumab), como ya se ha observado en estudios previos con inhibidores de la IL-6.