Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una experta de la academia por la vida del Vaticano pide al Papa que sea altavoz contra los anticonceptivos

La presidenta de la Fundación Familia de las Américas y de la Organización Mundial de la Familia y miembro de la Academia por la Vida del Vaticano, Mercedes Arzú de Wilson, ha pedido al Papa Francisco que hable más de los métodos naturales de regulación de la natalidad y que advierta públicamente de las consecuencias "abortivas" de los métodos anticonceptivos artificiales.
"Sería bueno que se empezara a hablar más de los efectos abortivos de los métodos artificiales. No mucha gente ni muchos médicos van a aceptar que son abortivos. Por este motivo le he hecho esta petición al Papa porque creo que no se habla mucho de esto", ha explicado Arzú en una entrevista concedida a Europa Press, con motivo de su visita a España tras participar en Roma en una conferencia de la Academia Pontificia por la Vida.
Así se lo transmitió al Papa la semana pasada durante este encuentro en el Vaticano, en el marco del cual, los más de cien participantes de la misma pudieron saludar durante unos minutos al Pontífice. Cuando llegó su turno, Arzú le entregó un dossier en el que se reflejan las consecuencias del uso de los métodos anticonceptivos artificiales y en el que se especifica que "la mayoría" de estos son "abortivos".
La experta, que simplificó el método del médico australiano John Billings para llevarlo hasta las mujeres con menos recursos de Guatemala, su país de origen, y después, a las mujeres de todo el mundo, extiende su petición de hacer una mayor difusión de éstos frente a los anticonceptivos hormonales --píldora, DIU, inyección--, a obispos y sacerdotes y les insta a "defender la vida" todos los domingos.
El método de ovulación, que Arzú detalla en el libro 'Regulación natural de la natalidad', se basa en el control de la propia mujer de la secreción cervical durante el ciclo, independientemente de la irregularidad de este. Así, la experta representa los días infértiles en marrón, los fértiles --que no superan las 100 horas, según asegura-- en blanco y los días de la menstruación en rojo y acompaña las tablas de unos dibujos que muestran el espesor del flujo durante los días fértiles.
Este sistema tiene una eficacia de hasta un 99%, según asegura citando estudios realizados en Australia, EE.UU, Corea, China, Filipinas e India, entre otros. Y precisa que este método es aceptado por la Iglesia católica porque, a diferencia de los anticonceptivos artificiales, este permite a los matrimonios estar "abiertos a la vida".
"No estás bloqueando, no estás haciendo nada durante la época fértil, estás siempre abierto a la vida que es la enseñanza de la Iglesia, y te abstienes si tienes buenas razones para postponer un embarazo, porque el marido perdió el empleo o tienes un hijo muy chiquito", explica.
ANTICONCEPTIVOS FRENTE AL ZIKA
Sobre las últimas declaraciones del Papa Francisco en el avión que le trasladaba de México a Roma, cuando dijo que era un "mal menor" evitar el embarazo, Arzú asegura que el Pontífice "no admitió el uso de anticonceptivos artificiales" sino que "no hay nada de malo en evitar el embarazo", pero se refería, a su parecer, a los métodos naturales de regulación de la natalidad.
Además, sobre la referencia que hizo al permiso de Pablo VI para que las monjas del Congo utilizaran anticonceptivos ante el riesgo de que fueran violadas, Arzú asegura que "no hay evidencias científicas de que ni Juan XXIII ni Pablo VI" admitieran su uso.
La experta defiende que su método lo utilizan "millones de parejas" de todas las religiones "en más de cien países" como China, donde han viajado en trece ocasiones a invitación del gobierno chino para entrenar a médicos, enfermeras y parejas para que se conviertan en "instructores".
Además, afirma que las ventajas de este método no solo son su "eficacia" y la ausencia de cambios químicos en el cuerpo de la mujer --a diferencia de la píldora que, según advierte, provoca 150-- sino que también contribuye a reducir el número de divorcios. Concretamente, cita un estudio estadístico publicado en 2002 en la Catholic Social Science Review, según el cual, la tasa de divorcio entre las parejas de 21 a 46 años que utilizaban el método de ovulación se reducía hasta un 3%.
SE LO ADVIRTIÓ JUAN PABLO II
Sobre los países de Europa y, concretamente, sobre España, Arzú considera que se están "autosuicidando" por la baja natalidad o las leyes sobre aborto y eutanasia y revela que esto ya se lo advirtió el Papa Juan Pablo II. "Una vez, cuando yo le estaba felicitando cuando cayó el comunismo, me dijo: 'Quiero que sepa que viene un peligro al mundo más grande que el comunismo'. Y lo estamos viendo ahorita. Si España sigue así no va a haber españoles", recuerda.
Por ello, insiste en que "todos los sacerdotes y obispos deberían estar dando estas advertencias todos los domingos". "Hay que salir a la defensa de la vida, pero siento que Europa está dormida", lamenta.