Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un experto afirma que niños con problemas de sueño son selectivos con alimentos, comen compulsivamente o pican en exceso

El doctor Gonzalo Pin, coordinador de la Unidad Valenciana del Sueño de Hospital Quirón, ha destacado este viernes que los niños con trastornos de sueño "suelen presentar problemas con la alimentación, bien en el sentido de ser muy selectivos, ingerir compulsivamente o picar excesivamente entre horas".
Así lo ha afirmado durante la VI Jornada Universitaria de Avances en Medicina Pediátrica del Sueño, celebrada en la Universidad Católica de Valencia con el patrocinio de Mead Johnson. A esta sesión han asistido más de 70 pediatras para debatir acerca de la relación entre las complicaciones de sueño y las alteraciones de los hábitos nutricionales en los más pequeños.
"Cuando un niño duerme poco, o con un sueño de mala calidad, aumenta su interés por los alimentos ricos en azúcares e hidratos de carbono y disminuye su apetito por proteínas y verduras, de manera que se favorece el sobrepeso. La razón la encontramos en la modificación que se produce en unas sustancias llamadas grelina y leptina, encargadas de regular nuestro apetito", ha descrito el especialista.
Según ha informado el Hospital Quirón en un comunicado, el 25 por ciento de los niños tiene problemas con el sueño a lo largo de su desarrollo y un "elevado" porcentaje de ellos los padece de manera crónica. El centro destaca que dormir, como comer, "es una necesidad básica pero, al mismo tiempo, se aprende, al igual que unos buenos hábitos alimenticios".
Por este motivo, subraya la ncesidad de "potenciar la autonomía y la autorresponsabilidad, poco a poco, desde los primeros años de vida del niño, dándole la oportunidad de dormir las horas que necesite y establecer unas rutinas y horarios en relación a la comida".
"Durante los dos primeros años de vida se establecen los puntos de referencia para toda la vida y la representación de la realidad en la memoria, los límites educativos deben aprenderse en ese proceso de construcción de la memoria", ha añadido el doctor Pin quien aconseja a los padres que, desde el inicio, "se planteen sus propios objetivos educativos, así como las rutinas o hábitos que crean que les van a ayudar a conseguirlos".
El especialista sugiere, por ejemplo, que la cena diaria se realice "en familia, sin televisión, para mejorar el contacto y la comunicación mutua". "Este tipo de momentos favorece un buen descanso y con ello se mejora el posterior desayuno de los niños", ha recalcado.
(EUROPA PRESS COMUNITAT VALENCIANA)
VA SAN 20140411133049 EPL