Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los expertos alertan de un primavera "intensa" para los alérgicos

El coordinador del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Inmunología Clínica (SEAIC), Javier Subiza, ha señalado que las concentraciones acumuladas de polen de gramíneas, que aparecen en abril, mayo, junio y julio, superarán los 5.100 granos por metro cúbico de aire, frente a los 2.800 de 2009.
"El año pasado metimos la pata hasta arriba", ha confesado el experto, quien ha reconocido que se equivocaron entonces al pronosticar la peor primavera para los alérgicos desde hacía diez años.
Las altísimas temperaturas que se registraron entre febrero y abril del pasado año agostaron las gramíneas, evitando la polinización, algo que ha calificado de "totalmente atípico" y que ha vinculado con las extrañas variaciones del tiempo detectadas en los últimos ocho años.
Subiza ha afirmado que la pluviosidad de septiembre, octubre y noviembre ha estado muy por debajo de la media registrada en años anteriores, pero en diciembre, enero y febrero de 2010 la pluviosidad ha duplicado las cifras del pasado ejercicio.
Como la fórmula de previsión toma los datos en conjunto de todos estos meses, a pesar de la escasez del otoño, las lluvias del invierno han hecho que el campo haya reverdecido, ha comentado.
Lo peor, para los alérgicos de la "España Seca"
El doctor Tomás Chivato, jefe clínico del Servicio de Alergia del Hospital Central de la Defensa "Gómez Ulla" de Madrid y presidente de la SEAIC, ha apuntado que los que peor lo pasarán serán los alérgicos de la "España seca", es decir, quienes residan en Madrid, Castilla La Mancha, Extremadura y el norte de Andalucía.
Chivato ha destacado que, cuando las primaveras son "intensas", las visitas a urgencias de los alérgicos se multiplican por tres. EPF