Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La explosión en un tren en Italia causa al menos catorce muertos

todavía no están claras las causas de la explosión. Video: Informativos Telecinco.telecinco.es
La explosión en un vagón de un tren cargado de gas en la localidad de Viareggio, en el norte de Italia, ha causado al menos 14 muertos y 14 heridos de gravedad, mientras se sigue buscando a otras tres personas dadas por desaparecidas.
El número de muertos ha ido oscilando durante el día. Protección Civil llegó a informar de hasta 16 fallecidos para luego reducir esa cifra que, no obstante, parece destinada a aumentar, debido a la gravedad de algunos heridos y a los desaparecidos.
Cuando todavía no están claras las causas de la explosión, ocurrida la pasada medianoche, los primeros testigos han señalado que una "nube de gas" originada por el escape en uno de los vagones del convoy alcanzó una casa vecina a la estación, y que en ese momento un chispa pudo haber causado la deflagración.
Según explicó el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en rueda de prensa, las primeras hipótesis apuntan a que el accidente se debió a la rotura de uno de los bojes de un vagón cisterna que contenía gas petróleo licuado (GPL), lo que hizo que éste volcara y que saliera el líquido que "enseguida se transformó en gas".
"En ese momento -indicó Berlusconi- quizá la chispa de una moto ha provocado la explosión con unas llamas altísimas que han envuelto a las casas adyacentes".
Los heridos, que se cifran en 36, presentan quemaduras en hasta el 90 por ciento del cuerpo.
Se trata de uno de los peores siniestros en el sector italiano de los transportes, según el jefe de la Protección Civil, Guido Bertolaso, que ha expresado su deseo de que esta triste experiencia sirva para que se apliquen nuevas medidas de seguridad.
Los trabajos de rescate, que comenzaron poco después de que tuviera lugar el accidente a las 23.50 horas (21.50 GMT) de ayer, continuaron a lo largo de toda la jornada con la esperanza de encontrar con vida a los desaparecidos, que de los cinco iniciales se redujeron luego a tres.
Asimismo, se trabajó en la extinción del incendio provocado por la deflagración, así como en el vaciado de las trece cisternas de GPL, que formaban parte del convoy ferroviario accidentado.
En un primer momento se llegó a evacuar a 1.115 personas de sus viviendas del entorno del lugar de la explosión.
La explosión que no sólo afectó al convoy, sino también al edificio de la estación y a los vehículos aparcados por lo que muchos pensaron, en un primer momento, que había estallado una bomba.
Mientras tanto, se suceden los testimonios sobre el suceso y sobre escenas dantescas de personas envueltas en llamas mientras los coches explotaban uno tras otro.
"Estaba en mi habitación, he oído el chirrido de un frenazo y he visto que del tren de mercancías que pasaba por la estación salía una nube blanca altísima. Entonces he entendido que se trataba de gas que de repente se ha convertido en un muro de unos 200 metros de alto de fuego", explicó uno de los testigos de lo sucedido.
"He oído al menos tres explosiones", refirió el testigo al diario "La Repubblica", que tras las deflagraciones se dirigió al lugar de los hechos para ayudar.
"He visto a dos chicas muertas bajo los escombros, se oían los gritos de un chico cuya pierna había quedado atrapada y que tenía miedo de prender fuego", agregó.
Giuseppe Ferraciolo, un camarero de la estación, narró que el tren entró en la terminal ferroviaria "a toda velocidad, se veían chispas que salían de los raíles y venía envuelta en una nube de polvo. Poco después, numerosas explosiones transformaron en una enorme hoguera la estación, las casas circundantes y los coches".
La Compañía de Ferrocarriles del Estado italiano, Trenitalia, ha apuntado que el incidente pudo deberse a que uno de los bojes de los primeros compartimentos cisterna del tren cediera y provocara una fuga de gas que causó la explosión.
De los catorce vagones del tren accidentado, los cinco primeros volcaron, otros dos están en pie pero fuera de las vías, y los siete restantes no sufrieron daños, según Trenitalia.
Italia se ha volcado con esta nueva tragedia que ha sacudido al país cuando todavía está muy vivo el recuerdo del terremoto que el pasado 6 de abril devastó la región de Los Abruzos y que provocó casi 300 muertos y miles de desplazados.