Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fabricantes de mezclas asfálticas recuerdan a los conductores que los pavimentos inciden en la conducción

La Asociación Española de Fabricantes de Mezclas Asfálticas (Asefma) recuerda a los conductores españoles que los pavimentos de las carreteras inciden en la conducción y que tres de cada cuatro kilómetros de pavimento presenta grietas en la rodada (el 72% de la red) y uno de cada tres muestra grietas, desintegraciones, deformaciones y baches (el 38%).
Asefma afirma que desde este jueves y hasta el próximo lunes día 21 de abril están previstos más de 7,5 millones de desplazamientos por las carreteras españolas y que el respeto de las recomendaciones de viaje referidas al propio conductor y al respeto de los límites de seguridad son más importantes que nunca habida cuenta de los riesgos que representa el pésimo estado de los pavimentos de las carreteras españolas.
A su parecer, las carreteras se encuentran en un estado de conservación "deficiente", lo que tiene consecuencias directas sobre la comodidad de conducción y cansancio del conductor, tráfico rodado, deterioro del vehículo, consumo de combustible y seguridad vial.
Según la asociación, una carretera en mal estado aumenta el riesgo de sufrir un accidente, por deslizamiento del vehículo e incluso por la incomodidad de la circulación. Un pavimento degradado también empeora la fluidez del tráfico aumentando los costes en viaje de ocio hasta 13,5 euros hora, acrecienta el consumo de combustible de los vehículos hasta un 34% y puede disminuir la vida útil de los vehículos hasta un 25%. Un firme en mal estado supone además un aumento de hasta un 34% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
Asefma reclama al Gobierno una partida extraordinaria para cubrir estas carencias severas y una Ley que obligue a las Administraciones Públicas a destinar anualmente los recursos necesarios para mantener las carreteras en un estado adecuado de conservación, tomando en consideración al valor patrimonial de la red, que se estima en 185.000 millones de euros.