Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias piden comprobar si los tripulantes del "Alakrana" acceden al agua y los víveres

Familiares del atunero vasco "Alakrana", secuestrado por piratas somalíes en aguas del Océano Índico, se dirigen a las oficinas del "Ararteko" en Bilbao, donde esta tarde han mantenido una reunión con el Defensor del Pueblo Vasco para exponer su situación. EFEtelecinco.es
Argi Galbarriatu, hermana del capitán del atunero "Alakrana", ha reclamado hoy al Gobierno que, a través de "alguna organización humanitaria o presionando al Gobierno de Somalia", se compruebe si los tripulantes del pesquero secuestrado tienen acceso a comida, agua potable y medicinas.
Al término de un encuentro celebrado esta tarde en Bilbao con el Ararteko -Defensor del Pueblo vasco-, Iñigo Lamarca, y en declaraciones a los medios, Galbarriatu, acompañada de otros familiares de marineros del "Alakrana", ha explicado que esta mañana han recibido una "llamada de socorro" por parte de uno de los tripulantes.
Según esta última comunicación, el buque, capturado en el Índico el pasado 2 de octubre, cuenta con agua potable y comida, pero a los tripulantes "no les llega", ya que los piratas "la desperdician delante de ellos en vez de dársela y la tiran por la borda".
Ante esta situación, ha reclamado "ayuda humanitaria urgente en el barco", porque "la necesitan para seguir viviendo y ya no aguantan más".
"El Gobierno podría pedir a alguna organización humanitaria que comprobara si ese agua y esa comida les llega a los marineros y que pregunte qué medicinas hacen falta, ya que algunos tienen asma u otras patologías", según ha remarcado.
La hermana del capitán ha destacado que los tripulantes -36 personas- "no se encuentran bien, están fatal, al límite y en condiciones pésimas, bajo humillaciones y vejaciones continuas, y muchos de ellos no van a aguantar".
Las últimas llamadas recibidas desde el buque han sido, según ha manifestado, "dramáticas" y terminan con "mensajes de despedida", porque los tripulantes creen que "va a ser la última vez que van a hablar con nosotros".
Ha subrayado que "no creemos que sea un guión, conocemos a nuestros familiares y por el tono de voz sabemos si están hablando en serio".
Respecto a la reunión que los familiares mantendrán mañana en Madrid con el presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, ha afirmado que "allí pueden ponerle solución" al secuestro, y por ello los parientes de los tripulantes esperan "tener mañana mismo noticias alentadoras, que se nos diga qué se puede hacer y cuánto puede durar".
Argi Galbarriatu ha considerado que "hay vías para que esto termine pronto" y ha añadido que a los familiares los "mensajes de tranquilidad no les valen", lo que necesitan son "hechos, que se actúe, que se haga todo urgentemente y cuanto antes mejor", ya que "puede pasar cualquier cosa".
Ha señalado que "hasta ahora no se ha tomado muy en serio la capacidad que tienen los piratas" y ha asegurado que los mensajes que reciben del Gobierno son "de animo, de que confiemos, de que se está trabajando, pero no se nos da una información detallada ni cuánto se puede tardar".