Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las farmacias de la Comunidad han dispensado en marzo más de un millón de envases con receta electrónica

Las farmacias de la Comunidad de Madrid han dispensado en marzo 1.252.000 envases con receta electrónica, un 42,54 por ciento más que durante el mes de febrero, según ha informado el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) en un comunicado.
El número de farmacias incorporadas al nuevo sistema de receta electrónica alcanza las 1.811 oficinas, de un total de 2.830 abiertas en la región. Esta cifra de ventas supone por primera vez la superación del millón de envases suministrados.
Las farmacias de la Comunidad se encuentran dentro de un proceso gradual de implantación por fases de este nuevo sistema, que funciona "con normalidad y según el calendario previsto por la Consejería de Sanidad y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid". Desde 2012, se han dispensado 6,3 millones de envases.
En lo que va de año se ha culminado el despliegue de la E-receta en los centros de salud de toda la Comunidad de Madrid, con la excepción de Madrid capital, donde ya hay un gran número de farmacias trabajando con el nuevo sistema de receta electrónica. L expansión definitiva de la receta electrónica en Madrid capital culminará en el segundo semestre del año.
Las farmacias de los municipios de Rivas Vaciamadrid, Alcorcón, Arganda del Rey, Humanes, Alcalá de Henares, Fuenlabrada, Leganés y Móstoles han sido las últimas en completar "con éxito" su adaptación al nuevo sistema en los últimos tres meses y dispensar conforme los médicos de cada zona van incorporando a los pacientes al nuevo modelo.
El sistema de receta electrónica contribuye a reducir el número de consultas médicas destinadas únicamente a la generación de recetas en los pacientes crónicos y permite a los profesionales sanitarios dedicar más tiempo de atención asistencial a los pacientes al reducir tareas administrativas relacionadas con la facturación de recetas.
A través de la Tarjeta Sanitaria, el sistema de receta electrónica permite al médico acceder a la historia clínica del paciente para realizar una prescripción o actualizar la medicación y al farmacéutico a dispensar los tratamientos indicados por el médico.