Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los fármacos desarrollados con sustancias del cannabis podrían aliviar el dolor de la osteoartritis

Los fármacos desarrollados con sustancias del cannabis podrían aliviar el dolor de la osteoartritis y reducir la inflamación de las articulaciones, según ha mostrado un estudio llevado a cabo por el Centro de Investigación Dolor Artritis de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), publicado en la revista 'PLoS ONE'.
Y es que, el cerebro es capaz de responder a los productos químicos que contiene el cannabis, los llamados cannabinoides. En este sentido, los expertos han mostrado que la orientación selectiva de una de las moléculas implicadas en la aparición del dolor, la llamada receptor2 cannabinoides (CB2, por sus siglas en inglés), es capaz de reducir el dolor en modelos animales con osteoartritis .
En concreto, el compuesto que se ha utilizado en esta investigación es el llamado JWH133, una molécula de cannabinoide sintético fabricada en un laboratorio y que no se deriva de la planta de cannabis. De esta forma, los expertos demostraron que esta molécula reduce los niveles de inflamación de los pacientes con osteoartritis.
"Este descubrimiento es importante ya que se conocen las vías de señalización del dolor espinal y del cerebro y puede hacer una contribución importante al dolor asociado con la osteoartritis. Estos nuevos datos apoyan la evaluación adicional de las intervenciones selectivas a base de cannabinoides para el tratamiento de dolor de la osteoartritis", ha comentado el profesor de Neurofarmacología, Victoria Chapman.
Finalmente, el director médico de Arthritis Research UK, Alan Silman, ha informado de que esta investigación no apoya el uso del cannabis para uso recreativo sino que, por el contrario, sugiere la posibilidad de desarrollar un fármaco sintético que imita el comportamiento de los receptores de cannabinoides sin causar efectos secundarios graves.