Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin a tres décadas de 'videncia' en El Escorial

El 14 de junio de 1981 a Luz Amparo Cuevas, se le aparecía la Virgen en un fresno en las afueras de El Escorial, que según ella le dejó un mensaje que decía “soy la Virgen Dolorosa. Quiero que se construya en este lugar una capilla en honor a mi nombre”. 31 años después la ermita recibe los últimos retoques para albergar el funeral de Luz Amparo.

Según la asociación cuentan con más de 100.000 fieles pero también con numerosos familiares de esos devotos que denuncian las manipulaciones que sufren y los califican de secta.

En sus tres décadas de existencia, esta asociación podría haber recaudado más de 300 millones de euros en concepto de donaciones.