Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El final de la panacea de las sombrillas

Aviso para los bañistas que usan sombrilla para estar en la playa: deben utilizar también cremas protectoras, porque la mayoría de las sombrillas deja pasar los rayos solares. Hasta un 34 por ciento de radiaciones, que pueden provocar quemaduras serias en la piel. Otra solución es comprarse una sombrilla más consistente. En todo caso, para disfrutar con garantías de este verano hay que tener en cuenta que este tipo de artilugios, sobre todo los más baratos y sencillos, no son, ni mucho menos, la panacea para evitar los problemas de la piel.
Un equipo de investigadores de la Universidad de Valencia (UV) ha comprobado que bajo las sombrillas de playa se filtra un 34% de radiación ultravioleta. En contra de lo que muchos piensan, las sombrillas interceptan todo el flujo directo que llega del Sol, pero no la radiación "difusa" que se cuela por los lados, con tremendas consecuencias para aquellos que pasen un largo período de tiempo bajo este tipo de artilugios, que, para colmo, no suelen ser adquiridos con suficiente criterio.
El riesgo de padecer enfermedades en la piel va en aumento conforme los veranos están siendo más intensos y la radiación de los rayos ultravioleta más potentes. Por eso es imprescindible utilizar cremas de protección solar de niveles muy elevados. Lo que queda claro es que quemarse en la playa ha dejado de ser, desde hace mucho tiempo, una mera anécdota que comentar.