Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fiscalía investiga el accidente laboral en el que un inmigrante sin contrato pierde el brazo

Franns Rilles Melgar en el hospital valenciano en el que permanece ingresado.  Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
Franns Rilles Melgar asegura que no entiende cómo pudieron abandonarlo y que no va a dejar que su caso quede en el olvido. Ya ha denunciado. El fiscal de siniestralidad laboral, Jaime Gil, va a pedir todos los informes policiales para aclarar que delitos pudo cometer el propietario de la panadería. Los hermanos dueños de la panadería podrían enfrentarse a penas de cárcel de entre 18 meses y 10 años de prisión, asumir la incapacidad de Franns y pagar una sanción importante por tener trabajadores sin contrato.
Los expertos aseguran que les pueden acusar de un delito de denegación de auxilio con el agravante de ocultación de pruebas. Limpiaron el lugar del accidente y se deshicieron del brazo.
El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha dicho que espera que caiga sobre los empresarios todo el peso de la ley. La Secretaría de Estado de Inmigración estudia la posibilidad de regularizar la situación de Franns Rilles en España.
Por su parte, el delegado del Gobierno de la Comunidad valenciana, Ricardo Peralta, ha declarado que no se puede consentir el trabajo sin cobertura legal y menos aún "el acto absolutamente inhumano de abandonar a quien sufre un accidente en esas condiciones".
El trabajador ha explicado que llevaba tiempo trabajando en la panadería y que, "con la excusa de la crisis" le ha bajado el sueldo de 900 euros a menos de 700, a pesar de que trabajaba de doce de la noche a diez de la mañana.
Por su parte los jefes que ya han declarado ante la policía han reconocido la situación de ilegalidad en la que trabajaba Franns Rilles Melgar pero han negado que lo abandonaran en la calle. Aseguran que lo dejó dentro del hospital. Los dueños de la panadería han llegado a decir que su empleado estaba borracho, dato que los médicos que le atendieron negaron cuando ingresó en el centro hospitalario.