Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los fisioterapeutas aconsejan someterse a una evaluación física antes de practicar ejercicio de forma regular

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) recomienda someterse a una evaluación de la condición física y el estado de salud en sus consultas antes de practicar ejercicio de forma regular con garantías.
Estos profesionales defienden que esto es "especialmente importante" en caso quienes padecen algún tipo de enfermedad como hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, osteoporosis o insuficiencia cardiaca, en cuyo caso se deben evaluar los riesgos y beneficios de cada actividad para adaptar su intensidad a cada paciente.
En términos generales, los fisioterapeutas recomiendan realizar ejercicio físico a intensidad moderada entre 50 y 300 minutos cada semana, alternando ese trabajo con actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.
"El ejercicio es una excelente herramienta para el tratamiento del dolor, sin embargo, debe estar adecuadamente prescrito por parte de los profesionales de la salud para evitar lesiones", han defendido en un comunicado.
Además, avisan de que ningún ejercicio debe generar molestia o dolor durante la realización, y para ello debe realizarse un calentamiento apropiado, con participación de los grandes grupos musculares y una intensidad creciente.
En caso de aparecer molestias durante el ejercicio o posteriormente, es fundamental acudir al fisioterapeuta para que efectúe un diagnóstico precoz de la disfunción que provoca el dolor y para que realice las adaptaciones del ejercicio para poder seguir realizándolo con absoluta seguridad.
Las sesiones de ejercicio deben alternar trabajo aeróbico con trabajo de fuerza, equilibrio y coordinación neuromuscular; y deben evitarse ejercicio en rangos extremos de movimiento, con alta carga o que impliquen el mantenimiento prolongado en una misma postura. Al finalizar, debe realizarse un enfriamiento basado en movimientos de baja amplitud y estiramientos sobre los principales grupos musculares trabajados.